Condena de 13 años por el tiroteo que precedió al crimen del celador

  • Los tres autores del tiroteo "comenzaron a disparar indiscriminadamente" contra una familia gitana rival en El Vacie e hirieron de gravedad a tres personas.

La Audiencia de Sevilla ha condenado a 13 años de cárcel a cada uno a los tres autores de un tiroteo en las chabolas de El Vacie, que dejó tres personas heridas graves y fue el precedente del asesinato del celador Gaspar García, acribillado por una de las familias implicadas.

La Sección Séptima de la Audiencia condena a los tres acusados en base a las declaraciones que hicieron en fase de instrucción cuatro testigos presenciales, ya que en el juicio "como por ensalmo, resultó que nada habían visto o nada recordaban", según la sentencia a la que ha tenido acceso Efe.

El tiroteo se produjo sobre las 18 horas del 27 de diciembre de 2005, cuando los acusados R.M.G., F.S.M. y A.J.R., utilizando pistolas y escopetas, "comenzaron a disparar indiscriminadamente" contra una familia gitana rival que se encontraba en la puerta de una chabola en torno a una candela, "sin importarles que alguien resultara muerto o herido".

La sentencia recoge que ha sido imposible determinar cuál fue la verdadera causa de lo que los jueces definen como "una razzia punitiva", pero añaden que todo parece indicar que se trataba de una venganza por la presencia en El Vacie de un gitano portugués, del que solo se sabe su apodo de "Rúa", relacionado "con alguien que treinta años antes mató a un familiar de alguno de los acusados".

Este tiroteo fue el precedente del asesinato del celador Gaspar García, ocurrido el 8 de enero de 2006 cuando se dirigía a su trabajo, que fue acribillado tras un nimio incidente de tráfico por un miembro de una de las familias de El Vacie, realojada en el Albergue Juvenil de Sevilla para evitar represalias.

La sentencia de la Audiencia acuerda abrir diligencias por un presunto delito de falso testimonio contra dos de los testigos que dieron "excusas nada convincentes" de su "radical cambio" de declaración.

Así, el testigo A.S.D.A. dijo en el juicio que la Policía "le forzó a señalar las fotografías de los procesados", pese a que ante el juez de instrucción "aportó un sinnúmero de detalles imposibles de conocer por quien no hubiera estado presente".

La testigo A.R.R., por su parte, reconoció por fotografía a los asaltantes pero en el juicio se desdijo y aseguró que "cuando se toma pastillas para los nervios, dice más cosas de la cuenta".

Los heridos fueron un padre, su hijo y una sobrina y prima de ambos, que sufrieron graves lesiones de las que tardaron en curar hasta 145 días, por lo que la sentencia les adjudica indemnizaciones de 11.285 euros, 6.225 y 4.225 euros.

La pena impuesta es inferior a los 21 años de cárcel que pidió el fiscal ya que la sentencia solo aprecia dos delitos de tentativa de homicidio contra las dos personas heridas en el pecho y abdomen, y califica como delito de lesiones los perdigonazos que recibió la tercera víctima en piernas y brazos, que no fueron letales.

En cuanto al asesinato del celador, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) confirmó en diciembre de 2007 la condena de 17 años y medio de cárcel impuesta al autor de los disparos y de 15 años a su esposa por abrir la puerta del coche de la víctima para facilitar el tiroteo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios