El conflicto del taxi | Más estafas a clientes y ataques en el gremio

Denunciado un taxista del aeropuerto por otro cobro abusivo a dos turistas

  • La Policía Local sorprende a un profesional del sector que cobró 40 euros a dos alemanas, madre e hija, de la terminal aérea al hotel Colón.

  • Tendría que haberle pedido 24,50 euros.

Turistas a punto de subirse a un taxi en el hotel Colón Turistas a punto de subirse a un taxi en el hotel Colón

Turistas a punto de subirse a un taxi en el hotel Colón / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 42

La Policía Local de Sevilla denunció recientemente a un taxista del aeropuerto por un presunto cobro abusivo. El conductor llevó a dos turistas alemanas, una mujer y su hija menor de edad, desde el aeródromo de San Pablo hasta el hotel Colón, donde se hospedaban. Al terminar la carrera, les cobró a las clientas 40 euros, cuando tenía que haberle aplicado la tarifa única del aeropuerto, que ese día, al ser domingo, debía ser de 24,55 euros. Es decir, el taxista cobró 15 euros y medio de más.

La intervención de la Policía Local ha permitido destapar esta presunta estafa. Los hechos ocurrieron la noche del 12 de febrero, sobre las diez menos veinte. Una pareja de la unidad de Tráfico-Motoristas de la fuerza municipal de seguridad pasaba en ese momento por la puerta del hotel y, al ver apearse del taxi a las turistas, uno de los agentes mantuvo al taxista retenido durante unos minutos mientras el otro entraba en el hotel para, con ayuda de un traductor del establecimiento, preguntar a las mujeres cuánto les había cobrado el taxista. Así consta en el boletín de denuncia, al que ha tenido acceso este periódico y que se reproducie junto a estas líneas.

Detalle de la denuncia Detalle de la denuncia

Detalle de la denuncia

En el hecho denunciado, el agente que intervino expone lo siguiente: "Realizar transporte público de viajeros desde aeropuerto de San Pablo al hotel Colón, ocupado por dos clientes (una menor), en autotaxi de Sevilla (y aporta el número de licencia) cobrando una tarifa superior a la establecida", y añade que le cobró 40 euros cuando la tarifa establecida marca un precio de 24,55. Añade el boletín que "los agentes comprueban los hechos, oída en declaración a la clienta del servicio, manifiesta que ha pagado 40 euros por el servicio arriba mencionado", ya continuación precisa que los policías estuvieron asistidos por un intérprete del hotel Colón.Los policías detallan que el taxista infringió la ordenanza municipal del taxi de Sevilla. El artículo 88 de esta normativa considera el incumplimiento del régimen tarifario como infracción grave. En este apartado se incluye también el hecho de "no facilitar a la persona usuaria el recibo correspondiente del servicio realizado en los términos previstos". La ordenanza castiga las infracciones graves con multas de entre 270 y 1.380 euros. Si el taxista hubiera sido sancionado por otro hecho similar en los doce meses anteriores a esta denuncia, la ordenanza municipal considera que la infracción es entonces muy grave. En ese caso, el conductor se expondría a multas de entre 1.380 y 2.760 euros.

Este periódico se puso en contacto con el hotel Colón para recabar la opinión de los responsables del establecimiento en el que se alojaba la turista víctima de esta presunta estafa. La dirección del hotel no quiso hacer ninguna declaración pública sobre este asunto y remitió al periodista a que se pusiera en contacto con el Ayuntamiento de Sevilla. El Consistorio tampoco quiso confirmar oficialmente lo ocurrido, pese a que los policías tramitaron la denuncia poco después de los hechos. Tampoco el perfil público en redes sociales del servicio de Emergencias del Ayuntamiento de Sevilla, que informa a diario de toda la actividad ejercida por la Policía Local en la ciudad, hizo público este asunto. El pasado fin de semana, por ejemplo, este perfil informó del desalojo de una discoteca juvenil y de la denuncia a los responsables de la misma por permitir el acceso de menores con edades por debajo de la permitida.

La denuncia a este taxista no es la primera que interpone la Policía Local por cobro abusivo en este sector. A finales del año pasado fueron denunciados varios profesionales que rinden habitualmente en el aeropuerto de San Pablo por el mismo motivo. La investigación de los policías locales partió de una denuncia de un hotel que comunicó al Instituto del Taxi que estas prácticas eran continuas con sus clientes. Al intentar localizar al taxista que había cobrado de más a las personas que se alojaban en este hotel, el Instituto del Taxi le explicó que no era posible porque le habían entregado un recibo no oficial. El hotel decidió poner el caso en manos de la Policía. Los agentes estuvieron durante unas semanas apostados en varios hoteles a la espera de que llegaran taxis del aeropuerto para preguntar a los clientes cuánto les habían cobrado.

También fue denunciado, aunque en ese caso por vía telemática y por parte de los propios afectados, el presidente de la asociación Solidaridad del Taxi, Enrique Filgueras. Los taxistas afiliados a esta entidad son los únicos que prestan servicio en el aeropuerto de San Pablo, donde en la práctica impera un monopolio que algunos colectivos ciudadanos han intentado extinguir. Sin embargo, el Consejo de Gobierno del Instituto del Taxi rechazó la semana pasada la implantación del turno rotatorio en la parada de San Pablo, pese a que así lo avala una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) del año 2002. Sólo Ciudadanos votó a favor.Los taxistas del aeropuerto se quejan del intrusismo que supone para ellos los vehículos con licencia VTC, que son coches de alquiler con conductor, pero siguen negando al resto de taxistas sevillanos la posibilidad de recoger clientes en la terminal. Sabotajes, amenazas, pinchazos de neumáticos y lanzamientos de huevos se han sucedido en los últimos meses contra los taxis concertados, es decir, aquellos que iban a recoger a algún cliente contratado previamente, y contra los coches con licencia VTC.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios