Desalojo pacífico del antiguo colegio San Bernardo

El desalojo del antiguo colegio público San Bernardo, ubicado en el número 42 de la propia calle San Bernardo y ocupado desde hace años como "centro social ocupado y autogestionado", transcurrió ayer con suma tranquilidad. Con la calle San Bernardo cerrada al tráfico rodado, la Policía Local y la Policía Nacional entraron en el edificio después de que unos operarios rompiesen las cerraduras de su puerta principal. El Ayuntamiento recupera así el control de este inmueble cuya titularidad ostenta.

Durante la operación, marcada por un fuerte despliegue policial formado por unos 30 agentes, no se hallaba presente ningún miembro de los colectivos sociales que hicieron del edificio un espacio para "la acción político-social, la generación de alternativas contraculturales y de ocio desde la autogestión y la autonomía, el desarrollo colectivo, el aprendizaje y la crítica", según figura en el propio blog del centro social.

El director general de Seguridad del Ayuntamiento hispalense, José Antonio de la Rosa, explicó después que "la mayoría de los vecinos" del barrio de San Bernardo estaban "en contra" de que el edificio estuviese en manos de estos colectivos. De la Rosa apuntó que un equipo de arquitectos municipales se encargará ahora de elaborar un "estudio técnico" sobre las condiciones de conservación "y seguridad" del edificio, tras lo cual el Ayuntamiento habrá de resolver qué "uso" dar al inmueble. "Si una asociación o colectivo tiene interés en usar un edificio municipal, debe consensuarlo con el Ayuntamiento", dijo De la Rosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios