La Policía detiene por extorsión a tres prestamistas de Los Carteros

  • Un hombre les pidió 50 euros y terminó pagando 400

  • Lo amenazaron con una pistola

Los efectos requisados a los detenidos Los efectos requisados a los detenidos

Los efectos requisados a los detenidos

Comentarios 4

Lo ocurrido hace unos días en la barriada de los Carteros forma parte de la Sevilla más profunda, una de esas historias que apenas trascienden porque en la mayoría de los casos las víctimas terminan pagando y no se atreven a denunciar la extorsión. La Policía Nacional ha detenido a tres prestamistas de este barrio del distrito Macarena por extorsionar y amenazar con una pistola a una persona a la que le prestaron cincuenta euros. Lo hicieron a un interés elevadísimo, tanto que a la semana ya le pedían cien euros a cambio de los cincuenta que le habían dejado.

La deuda siguió subiendo hasta los cuatrocientos euros, que los prestamistas le exigieron cuando había transcurrido un mes. Finalmente, el hombre reunió los cuatrocientos euros, pero tardó tres días más en hacerlo. Cuando les entregó el dinero a los diteros, éstos les exigieron sesenta euros más. "Han pasado tres días, a razón de 20 euros por día. Así que la deuda es de 460 euros", le llegaron a decir. Y así el dinero siguió creciendo y creciendo hasta finalmente superar los mil euros.

Como no podía llegar a pagar tanto,los prestamistas le amenazaron mostrándole una pistola y diciéndole frases como la siguiente: "Ya sabes lo que hay si no pagas tu deuda". Siguieron a su mujer y le dijeron que se iba a quedar viuda, porque matarían a su marido si no pagaba. Lo llamaban continuamente a su teléfono móvil y hasta se presentaron en su puesto de trabajo. El hombre trabajaba a tiempo parcial en una cervecería de la plaza de la Encarnación y allí acudieron dos de los prestamistas, un padre y un hijo, que empezaron a armar jaleo en el local. Tanto que el encargado del mismo despidió al camarero. Le habían espantado a la clientela y temía que volvieran otro día.

Además de quedarse sin trabajo, el hombre tuvo que dejar de usar su teléfono durante un tiempo. Temiendo por su vida, decidió poner los hechos en conocimiento de la Policía Nacional, que inició una investigación para identificar a los autores y localizar las armas utilizadas para amenazar. Era casi el último recurso de la víctima, ya que había prestado los 50 euros en junio del año pasado y no se había animado a denunciar el caso hasta varios meses después.

El Grupo de Atracos de la Jefatura Superior se hizo cargo del caso y detuvo en su domicilio de la calle Rey Gaspar, en Los Carteros, al padre y al hijo que se habían presentado en la cervecería de las Setas. También fue detenido un tercer prestamista, un hombre de nacionalidad brasileña, que fue quien le exigió el dinero en una primera fase de la extorsión. La Policía intervino el arma de fuego empleada para amenazar a la víctima y también halló en los registros una importante cantidad de dinero en efectivo, en concreto 9.760 euros. Los investigadores han logrado acreditar que los tres arrestados formaban parte de un grupo criminal dedicado a extorsionar a las personas a las que antes habían prestado dinero.

Los prestamistas siguen existiendo en determinadas zonas de Sevilla y algunos de ellos suelen utilizar métodos de presión parecidos a los de esta banda. Hace años, un hombre se suicidó en las Tres Mil Viviendas por no poder pagar la deuda contraída con uno de estos diteros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios