Espadas abordará con la Macarena la polémica de la tumba de Queipo

  • El alcalde tratará directamente con el nuevo hermano mayor la moción municipal que exige sacar los restos de la basílica

Sepultura de Queipo de Llano en la basílica de la Macarena. Sepultura de Queipo de Llano en la basílica de la Macarena.

Sepultura de Queipo de Llano en la basílica de la Macarena. / juan carlos muñoz

Comentarios 6

El alcalde, el socialista Juan Espadas, manifestó este jueves que el Ayuntamiento está "a la espera de un contacto específico" con el nuevo hermano mayor de la Macarena, José Antonio Fernández Cabrero, para abordar el acuerdo plenario que reclama que la basílica deje de acoger los restos mortales de Queipo de Llano.

"Estamos a la espera de un contacto específico sobre ese tema con el nuevo hermano mayor", expuso Espadas en rueda de prensa, toda vez que el antecesor de Fernández Cabrero, Manuel García, manifestó el pasado mes de julio que había puesto en manos de los "servicios jurídicos" de la hermandad los escritos remitidos desde el Ayuntamiento, a cuenta del citado acuerdo plenario. Espadas señaló que en los últimos tiempos no ha habido "ningún avance" en la materia y el Consistorio prevé celebrar "un contacto específico" con el nuevo hermano mayor, para tratar el asunto.

El nuevo hermano mayor de la Macarena sí se refirió en varias ocasiones durante la campaña electoral sobre la tumba de Quiepo de Llano y su esposa en la basílica. Fernández Cabrero aseguró que la Macarena cumpliría con lo que la ley le marque y se remitió al dictamen jurídico encargado por la corporación: "Veremos qué dice la ley que tenemos que hacer, previa consulta con la familia, que es importante, y con el Arzobispado de Sevilla".

Hace aproximadamente un año y medio, el Pleno del Ayuntamiento aprobaba una moción promovida por IU-CA, condenando el golpe de estado militar del 18 de julio de 1936, repudiando al general Queipo de Llano y rechazando que sus restos sigan enterrados en la basílica de la Macarena, al constituir "una clara ofensa para los familiares de las víctimas del franquismo y para los demócratas".

La moción fue aprobada de forma unánime en todos sus puntos, salvo el relativo a sacar de la basílica de la Macarena los restos de Queipo de Llano, un punto que contó con el voto contrario del PP y la abstención de Ciudadanos.

Después de dicho acuerdo, el gobierno local anunciaba su intención de enviar cartas al Arzobispado y a la hermandad respecto al contenido de las leyes estatal y autonómica de Memoria Histórica, y las obligaciones que de ellas derivan para las entidades privadas. Juan Espadas, eso sí, matizaba después de que los "contactos" institucionales con el Arzobispado y la Hermandad de la Macarena estaban destinados a la materialización del mencionado acuerdo plenario por la vía del diálogo y el consenso.

Del mismo modo, y a cuenta de las obligaciones estipuladas por las leyes estatal y autonómica de Memoria Histórica, el alcalde advertía de que mediaban "distintas interpretaciones sobre lo que se puede considerar como un lugar de culto público, en lo que evidentemente es una propiedad privada", en referencia a la basílica de la Macarena.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios