La Fiscalía pide 21 años de cárcel a un policía acusado de seis robos

  • Actuaba en sintonía con dos prostitutas para dormir a sus clientes con un medicamento

Comentarios 2

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado una condena de 21 años y tres meses de prisión para un policía nacional que será juzgado por haber robado presuntamente a media docena de clientes de prostitutas, a los que éstas facilitaban un medicamento con propiedades sedantes e hipnóticas que les producía el sueño casi de inmediato. El Ministerio Público acusa al agente P. G. T. y a las dos prostitutas, P. C. C. y A. R. C., de al menos seis delitos de robo con violencia perpetrados entre octubre de 2006 y marzo de 2007.

El policía y las dos acusadas habían insertado anuncios en la prensa en la que ofrecían los servicios sexuales de las mujeres. El modus operandi que empleaban, según explica el Ministerio Público en su escrito de calificación provisional presentado en el juzgado, consistía en llevar a los clientes hasta un establecimiento hotelero, donde le ofrecían una copa en la que previamente habían disuelto el medicamento, facilitado por el agente imputado y contenía un principio activo con facultades somníferas.

Una vez que la víctima se dormía, las mujeres le quitaban el dinero en metálico que llevaba encima y las tarjetas de crédito. A continuación, el policía utilizaba las tarjetas en unos datáfonos inalámbricos que los tres habían contratado con diversas entidades bancarias y, de esta forma realizaban cargos en supuestas empresas ficticias, por importes que oscilan entre los 200 y 500 euros. "Una vez realizadas las operaciones y hechos los cargos de las tarjetas en sus cuentas, sacaban el dinero y lo repartían entre los tres junto con el dinero sustraído en metálico a los clientes", precisa la acusación pública.

Uno de las hombres tuvo incluso que ser hospitalizado durante un día en el servicio de observación porque, tras haber ingerido el medicamento, sufrió mareos.

Además de los robos, la Fiscalía les imputa a los acusados cuatro delitos de amenazadas condicionales y otro contra la Administración de Justicia, dado que algunas de las víctimas fueron intimidadas con llamadas y mensajes de texto a sus móviles para que no intentaran evitar el pago de los cargos realizados con las tarjetas o para que retiraran la denuncia por robo que habían presentado, como ocurrió en uno de los casos. Un hombre pidió a su banco que aceptara los cargos por el "temor" a que se enterara su familia. La Fiscalía reclama a los acusados el pago de 7.384 euros de indemnización, cantidad que sustrajeron, aunque alguno ha renunciado a recibir el dinero robado.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios