La Fiscalía apoya a la familia denunciada por no devolver una niña saharaui

  • El Ministerio Público cree que la menor debe quedarse en Villaverde hasta que acaba el curso escolar · Los psicólogos examinan la mejor forma para que se produzca el retorno

Comentarios 9

Ghedjemoula Mohamed acudió ayer a los juzgados de Lora del Río con la esperanza de ver a su hija y de que la Justicia ordenara al matrimonio de Villaverde con el que convive desde hace casi dos años que se la entregue. No se cumplió ni lo uno ni lo otro, al menos por el momento y hasta que la juez resuelva sobre la demanda de medidas provisionales planteada por la familia de acogida, que pretende que la niña siga viviendo provisionalmente con ellos por "motivos de salud".

En la vista convocada para que cada parte expusiera su planteamiento, la Fiscalía de Sevilla se adhirió a la propuesta del matrimonio de Villaverde del Río y planteó a la juez que la menor continuara residiendo de forma transitoria con esta pareja hasta que el Equipo Psico-social del juzgado se pronuncie sobre la forma en que debe realizarse la entrega de la niña a su madre biológica, un asunto sobre el que no se plantea a priori ninguna controversia porque el propio Ministerio Público reconoce que no existe ninguna causa legal de desamparo.

La intención de la Fiscalía es que la niña finalice el curso y a partir de ese momento se produzca una vuelta que durante este tiempo se iría favoreciendo a través de un régimen de visitas, según confirmaron ayer fuentes de la Fiscalía. Desde el Ministerio Público se quiere dejar claro que en este asunto "no se va a consolidar una situación de hecho" en un caso que comienza a evocar, salvando las distancias, el proceso que durante años padeció Carmen Fernández para tratar de recuperar a sus hijos Iván y Sara.

La Fiscalía se posicionó ayer de esta forma al lado del matrimonio de Villaverde, cuyo abogado, Miguel Ángel Martínez, insistió ayer en que la familia no pretende arrebatarle la niña a su madre, sino que permanezca con ellos momentáneamente, mientras se recupera de su enfermedad -la niña fue operada de una cardiopatía- y se evita su vuelta al Sahara. El letrado confirmó que no se ha decidido una fecha concreta para la devolución de la niña, que como mínimo acabará el curso escolar en Villaverde, y evitó hacer cualquier otro pronunciamiento. "Lo hemos expuesto donde se debía exponer y ahora hay que esperar la resolución del juzgado", precisó el abogado del matrimonio.

Frente a la postura de la Fiscalía y de los acogedores, el abogado Juan Ignacio Fernández de la Mata, solicitó la entrega inmediata de la niña, tal y como ha solicitado la madre en la denuncia por presunta sustracción de menores que ha presentado contra los acogedores de Villaverde. El abogado recordó que Ghedjemoula Mohamed lleva pidiendo la devolución desde octubre de 2006 y consideró "inaceptable tener que explicar por qué una niña tiene que estar con su madre biológica". Para Juan Ignacio Fernández de la Mata, resulta incomprensible que tanto la Fiscalía como el matrimonio reconozcan que la situación de la niña es "anómala" -no hay desamparo ni acogida legal- y sin embargo se pida al juez que la prolongue, porque "el problema crecerá con el tiempo". En cuanto al documento suscrito entre la pareja y la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, en el que se comprometían a devolver a la niña cuando lo pidieran los padres biológicos, el letrado criticó que todas las partes "reconozcan que no es un documento legal y sin embargo sirva para que le entreguen la niña pero no para que la devuelvan".

El abogado recordó que Ghedjemoula Mohamed quiere llevarse a su hija a Zaragoza, donde reside un abuelo de la niña en un piso de su propiedad, y lamentó las dificultades añadidas que pueden ocasionarse a la pequeña si se mantiene la actual situación. "¿Qué es mejor para la menor, cambiar de colegio o vivir con su madre?", se preguntó el letrado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios