El Fisco recurre al BOP para cobrarse casi 4.500 multas por 'botellonas'

  • La Hacienda local practicará embargos para luchar contra la morosidad en el pago de estas sanciones. El entorno de la Alfalfa es uno de los lugares donde más se sanciona.

Comentarios 26

El Ayuntamiento tiene más de 400.000 euros pendientes de cobro en concepto de multas por la celebración de botellonasen la vía pública. La morosidad en el pago de estas sanciones se eleva cada año con mayor intensidad, como ocurre con las sanciones impuestas a los gorrillas. La Hacienda local tiene actualmente un total de 4.413 sanciones con carácter firme que castigan el consumo de bebidas alcohólicas en grupos en la vía pública que se reclaman ya por la vía ejecutiva, lo que supone que se han activado los procedimientos de apremio o embargos con carácter general. Prueba de la intención de la Hacienda local por luchar contra esta morosidad es la publicación masiva de estas sanciones en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) en días pasados, requisito imprescindible para proceder al inicio de la vía ejecutiva o practicar ya los embargos, según la fase de trámite en que se encuentre cada sanción.

Ha habido años en que el Ayuntamiento ha cobrado cantidades pírricas en período voluntario. En 2009, por ejemplo, sólo recaudaron 105 euros por multas dictadas al amparo de la conocida como Ley Antibotellona. Y en 2008 la recaudación fue de cero euros, cuando la ley apenas llevaba dos años vigente después de haber sido presentada como el instrumento legal que -sobre el papel- debía reforzar a los ayuntamientos en la lucha contra la ocupación de la vía pública para el consumo de alcohol con las consiguientes molestias para los vecinos.

Los edictos de este mes de marzo donde se requiere en las páginas del BOP el pago de las multas bajo advertencia de embargo revelan que la inmensa mayoría de las sanciones están dictadas entre las 0:00 y las 4:00 de la madrugada. Entre las calles que registran más sanciones se encuentra la de Pérez Galdós, en el entorno de la Alfalfa; los alrededores del estadio del Sevilla F. C., del teatro Lope de Vega, las calles Rico Cejudo (Nervión) y Remeros de Sevilla (entorno del real de la Feria). Esta remesa de multas pendientes de cobro son de los años 2011 y 2012. El gobierno local presentó recientemente el proyecto de cerramiento del entorno del teatro Lope de Vega para impedir, precisamente, que la celebración de botellonas siga degradando la zona. Esta medida debe estar ya realizada el próximo verano.

La Ley 7/2006, de 24 de octubre, sobre potestades administrativas en materia de determinadas actividades de ocio en los espacios abiertos de los municipios de Andalucía, más conocida como Ley Antibotellona, entró en vigor en noviembre de 2006. En un principio sirvió para que en ciudades como Sevilla se produjera un descenso fuerte en las grandes concentraciones de jóvenes en la vía pública, pero ocho años después no parece un instrumento del todo eficaz para reducir este fenómeno que encrespa a los vecinos de zonas específicas. Al amparo de esta normativa, los ayuntamientos tienen potestad sancionadora con capacidad para interponer multas de hasta 60.000 euros en caso de especial gravedad. Las autoridades municipales pueden incluso suspender las licencias de apertura y decidir la clausura de establecimientos por periodos de entre uno y cinco años, así como la inhabilitación de empresarios que incumplan la ley.

La norma da cobertura jurídica a los ayuntamientos para que las policías locales intervengan las bebidas de las botellonas, clausuren temporalmente los establecimientos infractores y precinten vehículos de venta ambulante. La norma prohíbe la concentración de personas que consuman bebidas en la vía pública, salvo en los espacios indicados por la autoridad municipal con la intención de conciliar los derechos a la diversión y al descanso. Los comercios no pueden vender ni entregar bebidas alcohólicas después de las 22:00, aun cuando la venta se haya producido con anterioridad. Tampoco los establecimientos de hostelería y ocio nocturno pueden servir copas para su consumo fuera del recinto del local y del espacio autorizado correspondiente a terrazas.

El índice de morosidad en el pago de las multas por las botellonas es muy parecido al de los gorrillas, con las que la Agencia Tributaria del Ayuntamiento tiene verdaderos problemas para encontrar el procedimiento para cobrárselas por la vía ejecutiva. En muchos casos no hay ni cuentas bancarias, ni domicilios ni bienes sobre los que practicar los embargos de miles de multas por 30 euros cada una.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios