La Gerencia ordena la retirada de 15 placas solares de una casa palacio

  • Los paneles instalados en la azotea del del número 7 de la calle Guzmán el Bueno carecen de licencia y no son legalizables

La Gerencia ordena la retirada de 15 placas solares de una casa palacio La Gerencia ordena la retirada de           15 placas solares    de una casa palacio

La Gerencia ordena la retirada de 15 placas solares de una casa palacio

Comentarios 1

La Gerencia de Urbanismo ha ordenado al propietario de la casa catalogada del número 7 de la calle Guzmán el Bueno (en pleno barrio de Santa Cruz) a que realice las medidas necesarias para la restitución de la realidad física alterada. Las obras consistieron en la instalación de 15 placas solares (nueve en la azotea de la planta cubierta y seis en la cubierta de la planta ático). La petición de los técnicos de desmontaje y retirada de las estructuras viene dada porque se trata de una actuación que no tiene licencia y tampoco es legalizable. Avisan de que si la orden no se ejecuta en el plazo indicado, se le impondrán sucesivas multas coercitivas.

En un expediente anterior para la legalización de las placas solares, se solicitaba al dueño del inmueble unos trabajos para modificar su grado de inclinación. Lo que permitía que pasaran a ser legalizables. Sin embargo, en una visita posterior de los funcionarios se comprobó que ese cambio no se realizó y que las placas estaban en el mismo sitio. El acuerdo de la Gerencia se produce cuatro años después de que la Comisión de Patrimonio de la Delegación Provincial de Cultura autorizase el proyecto de reforma de la casa palacio propiedad del constructor José Antonio Camúñez, también conocido por su vinculación con el mundo del fútbol. La intención del propietario era hacer de su vivienda un hotel "exclusivo" y de "atención muy personalizada". La finca tiene 1.800 metros cuadrados, distribuidos en tres plantas, lo que hacía posible una oferta de 18 habitaciones tras una obra de 24 meses de duración estimada. El proyecto aún no ha comenzado.

Las únicas observaciones realizadas por Urbanismo fueron que al menos una de las habitaciones debía estar adaptada a la normativa sobre accesibilidad, el edificio debía garantizar la correcta ventilación e iluminación de todas las dependencias y, por supuesto, la cubierta del inmueble debía respetar la altura máxima permitida. La fachada estaba obligada a respetar la normativa establecida en el PGOU para los inmuebles ubicados dentro del conjunto histórico declarado. La Gerencia, además, solicitó información detallada sobre la posible división de la finca en dos partes. Los valores histórico-artísticos del edificio motivaron una referencia de la casa en el prestigioso tratado Arquitectura civil sevillana, referencia en la materia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios