Hacienda pide los libros de ingresos y gastos de la O de 2006 y 2007

  • La Agencia Tributaria envía a la cofradía un requerimiento formal de información

Comentarios 4

La Agencia Tributaria ha remitido un requerimiento de obtención de información a la Hermandad de la O en el que le exige diversa documentación oficial sobre los movimientos económicos de la corporación con la finalidad más que probable de investigar posibles impagos de impuestos. En concreto, el Fisco reclama los libros de ingresos y gastos de los años 2006 y 2007, así como la relación de cuentas aprobadas por el cabildo general de hermanos. en esos dos años.

El hermano mayor de la O, Antonio Palma, confirmó a este periódico que el inspector de la Agencia Tributaria visitó esta semana las dependencias de la hermandad, aunque la corporación desconoce la causa concreta que motiva el requerimiento de la información: "Nosotros vamos a presentar todos los papeles que nos han pedido en el plazo que se nos ha marcado. Hacienda nos ha asegurado que no van contra la hermandad. Debe ser cosa de distribuidores o algo así".

El requerimiento formal de la Agencia Tributaria abarca la fecha en la que la hermandad trianera celebró la coronación canónica de su titular, la Virgen de la O, que tuvo lugar en la Plaza del Altozano el 2 de junio de 2006, cuando presidía la junta de gobierno Luis Manuel Ruiz Macareno como hermano mayor.

No es habitual, al menos en los últimos diez años, que la Agencia Tributaria se dirija directamente a una hermandad para requerirle información previa a una investigación. El caso más reciente es del año 2000, cuando la Agencia Tributaria inspeccionó al Consejo de Cofradías y le exigió el pago indebido del Inmpuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de las sillas y palcos de una serie de años.

El Consejo tuvo que reaccionar de inmediato solicitando una exención que hasta entonces no había pedido. Para ello calificó incluso la Semana Santa -a efectos fiscales- como espectáculo cultural. Pero respecto a los años sobre los que la concesión de la bonificación no tenía efecto retroactivo, tuvo que poner en marcha toda su capacidad negociadora para obtener una condonación en la práctica. El Gobierno, entonces detentado por el PP, consiguió que Hacienda desistiera de sus acciones contra el organismo cofradiero. El Consejo no tuvo que pagar ni el IVA demandando ni sanción alguna, pero aquella polémica marcó a la institución de la calle San Gregorio, pues se hizo necesaria la convocatoria de varias reuniones urgentes e incluso una asamblea extraordinaria de hermanos mayores.

Desde aquel año 2000, ninguna hermandad de Sevilla ha recibido requerimientos de información. Las cofradías están obligadas a rendir cuentas ante la autoridad eclesiástica, que debe sancionarlas oportunamente.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios