Acto por el 1-0

El SAT recula y la Olavide respira

  • El sindicato traslada a su sede el acto a favor del referéndum catalán.

Comentarios 6
Cartel del acto a favor del referéndum organizado por el SAT. Cartel del acto a favor del referéndum organizado por el SAT.

Cartel del acto a favor del referéndum organizado por el SAT.

La Pablo de Olavide respira con alivio. El pulso que ha mantenido estos días con el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) que pretendía celebrar en su campus este martes un acto a favor del referéndum de Cataluña, a pesar de la prohibición de la Universidad, llegó este lunes por la tarde a su fin por iniciativa del propio sindicato, que ha trasladado el acto a su sede local. La UPO ha conseguido así salvar los muebles sin mojarse demasiado.

El SAT y la CUT solicitaron, a través de un profesor de la UPO, la cesión del Paraninfo de la Olavide para la celebración de este encuentro, que lleva por título Andalucía por el derecho a decidir. 1-O, empieza el mambo. Según fuentes de la Universidad, los convocantes anunciaron el acto antes de obtener la autorización necesaria, que finalmente no fue concedida. La UPO aseguró el pasado viernes que no cedería ningún espacio o instalación del campus para la realización de ningún acto que "apoye, reivindique, promocione o justifique" la celebración de este referéndum, ya que se trataría de "un acto de apoyo a una actividad ilegal".

A pesar de la negativa, el SAT mantuvo hasta este lunes por la tarde la convocatoria, que se celebraría al aire libre, en la Plaza de América, junto a la cafetería y al rectorado de la UPO. Además, el sindicato amplió el cartel original con la participación del líder de la CUT y alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, y de la que fuera candidata andalucista a la alcaldía de Sevilla Pilar Távora.

Estos días también se podían ver varios carteles reivindicativos pegados con cinta adhesiva a las farolas del sendero peatonal que une la estación de Metro con el campus de la Olavide, junto al carril bici. "Rector = Censura", "Si censuran la universidad, el progreso ha muerto" o "La Universidad debe ser un espacio de debate y reflexión", eran algunos de los mensajes expuestos.

La institución académica se mostró desde un primer momento firme en la prohibición, sin embargo, este lunes por la mañana, el propio rector, Vicente Guzmán, aseguró que era incapaz de impedir la celebración del acto. Guzmán afirmó a este periódico que la Universidad "no tiene capacidad ni recursos" para evitar el desarrollo de la convocatoria.

"La Universidad es un espacio abierto. No podemos cerrarla o impedir que unos entren y otros no. Las clases deben desarrollarse con normalidad", indicó el máximo responsable de la UPO. "El campus tiene 130 hectáreas", y la Universidad "carece de medios para controlar toda esta extensión". Sí se vigilaría que el acto no se celebrara en ningún espacio cerrado pero no pudo garantizar lo mismo en los espacios abiertos.

Guzmán admitió que no emplearía la fuerza y que, salvo causa mayor, no solicitaría la intervención policial, ya que "eso es lo que ellos quieren", buscan la "visibilidad a través de la confrontación". Sólo, en el caso de que el SAT celebrara finalmente el acto en el campus de la UPO, la universidad estudiaría adoptar medidas a posteriori.

Finalmente, un escueto comunicado del SAT este lunes sobre las siete y media de la tarde, trasladando el encuentro a la sede del sindicato en la calle Aniceto Sáenz, acabó con la tensión y liberó a la Olavide y a su rector de la responsabilidad de evitar o no el encuentro sin grandes escándalos."El acto como dijimos, se hace sí o sí, por responsabilidad histórica y compromiso democrático. Contra la censura, democracia, libertad y sentido común", manifestó el sindicato en su comunicado, responsable ahora de su propia concentración ante la Fiscalía. La pelota cambia de tejado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios