'Mens sana in córpore sano'

  • Las técnicas orientales como el yoga, el taichi, el 'chikung' y el 'reiki' están cada vez más presentes en la sociedad sevillana, complementando en ocasiones los tratamientos médicos tradicionales

La preocupación de las distintas civilizaciones por la importancia de alcanzar un equilibrio entre el cuerpo y la mente ha llevado, a lo largo de la historia, al desarrollo de técnicas para conseguir una mens sana in corpore sano (del latín, mente sana en cuerpo sano). Las culturas orientales han sido durante siglos las mayores exportadoras de técnicas de relajación diseñadas para entrar en contacto con el lado más espiritual del individuo.

El yoga es una práctica que encuentra sus raíces en el hinduismo, pero actualmente se practica en todo el mundo con distintas variantes y diferentes propósitos. "Es un camino místico que aporta una serie de pautas para contactar con nuestra fuente interna, con lo que somos realmente. Sirve para encontrar la dicha incondicionada, más allá del bienestar físico y de la paz mental", afirma Silvia Ortega, profesora del centro de yoga Diksha. Tradicionalmente, cuando alguien no encontraba sentido a su vida, buscaba a un maestro, "una persona que ya ha encontrado el sentido de la vida y que se encuentra, por así decirlo, al otro lado". Este sistema se conoce como Gurukula y consiste en la estrecha convivencia de alumno y maestro durante un periodo de aprendizaje. "La finalidad es aprender toda una higiene de vida, incluyendo lo que se llama en yoga Yama y Niyama, unas normas de conducta que regulan la relación con uno mismo y el mundo. Se trata de ir convirtiendo el habitáculo corporal en un templo, para poder llegar a un nivel en el que conectas con una fuente de energía constante y empiezas a sentirte feliz a pesar de los problemas que te rodeen".

Las asanas son las diferentes posturas y los pranayamas son las técnicas de respiración del Hatha yoga. Sin embargo, ésta es sólo una pequeña parte de todo un universo. "Cada persona lo utiliza según los fines que persiga. Quienes comiencen a practicarlo pueden quedarse en la etapa física, en la superficie, o ir más allá en busca de algo mucho más profundo". El centro, que se encuentra en la calle Relator, 15, abrió hace tres años. En él Silvia imparte clases de yoga físico, mental, para embarazadas, para niños y bebés y otras actividades como el canto de mantras. "Es como un masaje muy sutil mediante vibraciones que purifica la mente".

Otras prácticas físicas que buscan la paz del individuo son el taichi y el chikung. Ambas son técnicas chinas de liberación de la energía a través de movimientos lentos. El taichi encuentra su origen en las artes marciales, pero ha sufrido una transformación a lo largo de los siglos hasta convertirse en las distintas variantes que lo componen hoy. Rafael Eslava es instructor de taichi chuan y de chikung en el centro Espacio Abierto (calle Doctor Pedro Vallina, 11, local 2). Además, organiza clases gratuitas al aire libre un sábado al mes en el Parque de María Luisa (www.parquedemarialuisa.es). "El chikung es una práctica más antigua y menos física que el taichi. Se ha difundido mucho en los últimos años, dando lugar a distintas variantes que se dedican a todos los aspectos del individuo: físico, mental y espiritual. El que practicamos en el centro está totalmente orientado a la salud y sirve para librarte de la energía que te sobra y calmar las tensiones físicas para liberar la mente pensante". Rafael afirma que cada vez acuden más personas al centro por recomendación de su propio médico, como terapia para problemas como artritis reumatoide y fibromialgia. "Aporta beneficios tanto a nivel físico como mental, pero para conseguir un buen resultado se requiere una práctica continuada".

Durante décadas, las personas afectadas por el estrés, enfermedades y otros problemas personales han recurrido a soluciones de origen natural como alternativa o complemento a la medicina tradicional. A pesar de la dificultad que supone introducir técnicas no demostradas científicamente en un centro sanitario, algunos hospitales españoles, como el 12 de Octubre, el Ramón y Cajal y el Hospital de Jerez, forman a su personal sanitario para completar algunos tratamientos con prácticas como el reiki. El psicoteraputa y maestro alemán Kurt Hohensee define la técnica como una "práctica de origen japonés que se basa en la canalización de la energía vital universal en el cuerpo mediante la imposición de las manos". Kurt forma parte de la Asociación de Servicio Reiki, que trabaja a nivel nacional para la difusión del conocimiento y de los beneficios de la técnica oriental (www.centro-reiki.org).

Más allá de la ciencia, la efectividad y el éxito de este tipo de terapias es un hecho innegable, otorgando cada vez mayor protagonismo a las técnicas orientales en la cultura occidental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios