Muere un sacerdote en un incendio en una vivienda en Mayo Gayarre

  • Las primeras pesquisas apuntan a un brasero en el salón del piso como origen de las llamas · La hermana del fallecido sufre quemaduras graves

Comentarios 0

Un sacerdote de 70 años, A. Pascual, falleció ayer en un incendio registrado en una vivienda de un tercer piso en la calle Federico Mayo Gayarre, cerca del barrio de Los Pajaritos. El fallecido, natural de Lora del Río y afincado en Málaga, se encontraba en Sevilla pasando unos días para celebrar la Navidad en compañía de su hermana, Dolores Pascual, quien sufrió quemaduras en las manos y también en la cara.

La mujer fue ingresada ayer en la Unidad de Quemados del Hospital Virgen del Rocío por heridas graves. Las primeras pesquisas apuntan a que un brasero originó las llamas en el salón de la vivienda.

A. Pascual estaba destinado en Málaga, donde vivía desde hace unos años y recibía cuidados en una residencia "por tratarse de una persona jubilada de avanzada edad", según explicaron ayer fuentes cercanas a esta familia. El sacerdote llegó a Sevilla para permanecer durante estas fiestas en la vivienda de su hermana.

La primera hipótesis de los Bomberos y de la Policía Científica es que el origen del fuego se localizó en un brasero, que estaba funcionando en el salón de la vivienda. Las llamas afectaron principalmente a esta zona del piso, si bien el humo se extendió por todas las habitaciones y salió al exterior por las ventanas alertando a los vecinos.

Según indicaron ayer fuentes del Ayuntamiento, el juez de guardia procedió sobre las doce de la mañana al levantamiento del cadáver y, posteriormente, quedó restablecido el tráfico en esta calle tras la retirada del dispositivo especial que abrió la Policía Local.

El incendio no causó daños en el resto de la vivienda, ni tampoco en los domicilios cercanos, por lo que no fue necesario desalojar a los vecinos del edificio. El Servicio de Emergencias del 112 de Andalucía recibió un aviso a las 8.28 alertando de que salía una intensa humareda del tercero izquierda del número 8 de la calle Federico Mayo Gayarre, al que se desplazaron seis dotaciones de Bomberos, apoyadas por otras cuatro de la Policía Local, cuyos agentes tuvieron que cortar la calle.

Anoche estaba pendiente de realizarse la autopsia al cadáver para determinar si la muerte del sacerdote se produjo por la inhalación de humo o por las quemaduras que sufría en todo su cuerpo.

Además de actuar en este siniestro, los Bomberos tuvieron que sofocar las llamas en otra vivienda ubicada en Juan XXIII tras arder la cocina de un piso piso, que no repercutió en daños personales, según informaron fuentes municipales.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios