Las obras para el Mundobásket en San Pablo siguen sin definir ni presupuestar

  • Más de la mitad del dinero reservado se ha dedicado ahora a actuaciones en otros barrios El IMD dice que ya se ha hecho lo prioritario y que hay plazo

Las obras para el Mundobásket en San Pablo siguen sin definir ni presupuestar

 Más de la mitad del dinero reservado  se ha dedicado ahora a actuaciones en otros barrios  El IMD dice que ya se ha hecho lo prioritario y que hay plazo

El gobierno local ha reducido a sólo 129.328 euros el presupuesto reservado este año para las obras de remodelación del complejo deportivo de San Pablo, donde se disputarán los partidos del Mundial de Baloncesto de 2014, al ser elegida Sevilla como una de las sedes del campeonato. La partida inicial era de 300.000 euros que se destinarían este año a arreglar una instalación de un cuarto de siglo que requiere mejoras, unas obras que deberán concluir antes de agosto del próximo año. Pero, a fecha de hoy, el Instituto Municipal de Deportes (IMD) sigue sin contar con un proyecto definido y presupuestado de dichos trabajos. En cualquier caso, éstos se limitarán a adecuar el antiguo pabellón para dicho Mundial, según explicaron ayer fuentes municipales.

Por ello, el gobierno local cree que todavía queda plazo para acometer las obras necesarias e incluso que se puede conseguir apoyo económico por otras vías. Tras acudir a lo prioritario, que ha sido la reparación de la cubierta y trabajos de climatización del edificio anexo al pabellón acometidos a primeros de año, se seguirán haciendo arreglos en los próximos meses. Y se contará casi con toda seguridad con una nueva partida en el presupuesto de 2014. Lo que sí queda claro es que la reforma de San Pablo será una mera adaptación; técnicamente, la Federación Internacional de Baloncesto no exige nada más y hay otras prioridades en el inventario de instalaciones deportivas de la ciudad.

No obstante, el IMD no cuenta con un proyecto específico que detalle las obras necesarias para el Mundobásket, pero sí de las mejoras que necesita el pabellón de San Pablo, al igual que el resto de complejos deportivos. Este informe se hizo en junio de 2012 y, en virtud de lo reflejado, se ha optado ahora por desviar parte del prespuesto reservado bajo el epígrafe "Mundobásket" a otras urgencias, demandadas por vecinos y usuarios y valoradas en 170.669 euros, como son la piscina del Tiro de Línea, el centro Entreflores, La Unión-La Oliva, la piscina de Alcosa y la sede de oficinas del IMD en el complejo Arte Sacro.

En concreto, hasta agosto de 2014 se irán acometiendo diferentes trabajos de fontanería en los vestuarios, se sustituirán los policarbonatos, las cortinas, la pintura y la señalización. Éstas son las necesidades detectadas por los técnicos municipales. Y en vista de la situación de las arcas municipales, está ya más que descartado que la rehabilitación de la que habló el alcalde, Juan Ignacio Zoido, el pasado mes de agosto sea una obra de envergadura. Es más, en diciembre está programado en San Pablo el Circo del Sol, por lo que no se espera que haya obras visibles hasta 2014. Tal y como publicó la semana pasada este periódico, el complejo no se ampliará y sólo si fuese necesario ganar aforo se colocarían gradas supletorias, una operación que sólo requiere un montaje rápido. Fuentes municipales consideran que esta necesidad se producirá sólo si Sevilla acoge partidos de la selección española o la final, pero esto se desconoce pues el sorteo aún no se ha celebrado.

Al margen de las obras, el Ayuntamiento de Sevilla sigue sin contar con patrocinadores para el evento. La reunión prevista entre técnicos de Deportes y de la Asociación para la Promoción Exterior de Sevilla (Appes) aún no tiene una fecha fijada. El alcalde hace meses que se comprometió a buscar colaboración económica, vía privada o de otras administraciones, como la Junta de Andalucía. Lo hizo después de que se diera por perdida la oportunidad de construir un nuevo pabellón multiusos en la capital, una iniciativa en la que ejerció como mediador el propio presidente de la Federación Española de Baloncesto, el sevillano José Luis Sáez, que participó en las negociaciones fallidas con un grupo inversor israelí. A día de hoy el Mundial tampoco servirá para que San Pablo luzca como un pabellón totalmente nuevo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios