Suerte Desde mediados de julio están a la venta los décimos de los sorteos extraordinarios de fin de año

La Navidad comienza en verano

  • Numerosos turistas aprovechan su estancia en la capital para buscar con ilusión sus boletos en las administraciones de lotería, donde la crisis se nota en estos meses

Todo el mundo se ha preguntado alguna vez qué haría si le tocase la lotería. José Carlos lo tiene claro: "Pues supongo que ser feliz", responde rápidamente. Su hija pequeña, interrumpiéndole, dice que ella se compraría un palacio. José Carlos y su familia son valencianos y, aunque parecen bastante felices sin que le haya tocado ningún premio importante, aprovechan todos sus viajes para comprar lotería de Navidad en distintas ciudades de España. Este año ya han comprado varios boletos en administraciones de Huelva y Sevilla. "Para probar suerte", alegan.

La venta de la lotería de Navidad cada vez se adelanta más. Desde hace algunos años, se pueden comprar boletos en Sevilla desde el mes de julio. El motivo es aprovechar el tirón del turismo y subir las ventas. Las administraciones de la ciudad ofrecen en verano la oportunidad de probar suerte a los muchos veraneantes que, como José Carlos, aprovechan sus estancias en otras ciudades para comprar décimos y de algún modo poder diversificar su suerte. Todavía quedan cuatro meses para que se celebre el sorteo del niño y ya se pueden ver carteles de "hay lotería de Navidad a 20 euros" durante este caluroso mes de agosto tan poco navideño.

No obstante, parece que la crisis económica también afecta al sector de las apuestas. Pilar Corchado, que lleva 20 años trabajando en la administración de lotería de la calle Sierpes, ha notado como las ventas de los décimos han bajado este año notablemente, ya que "la gente prefiere gastarse solamente un un euro y jugar a la Primitiva o a la Bonoloto y no gastarse los 6 ó 20 euros que valen los décimos de lotería, aunque tengan menos posibilidades de ganar".

De todos modos, aunque las ventas han bajado, "los primeros meses nunca se hace mucha venta; después, cuando llega septiembre se vende más y comienzan a apartar los números en los trabajos, las hermandades...", explica Pilar. "Ahora, durante el verano, solamente compran los de fuera, la gente de Sevilla sólo juega a la primitiva o a la Bonoloto". No obstante, parece que la ubicación de la administración es un factor importante porque, a escasos metros de la administración de Pilar, en la calle Sagasta no parecen notar las consecuencias de la crisis y explican que las ventas se están desarrollando este verano de manera muy similar a la de años anteriores.

No sólo los veraneantes compran décimos en agosto. Mucha gente que busca el mismo número "año tras año intenta hacerse con el boleto desde el verano", explica Pilar. Algunas de estas personas se atreverán a comprar boletos de la lotería de Navidad en internet. De hecho, muchas administraciones de lotería ya venden a través de la red en distintas páginas y envían los décimos a toda España. Aunque realmente, gracias al décimo electrónico ya no es necesario enviar el décimo original por correo postal. Con esta nueva forma de proceder se gana en seguridad y se evita que los décimos puedan extraviarse, ya que los boletos originales quedan depositados en una entidad bancaria y el cliente obtiene el e-mail de confirmación, que es el ticket de compra, como en cualquier compra por internet.

Mil y una maneras de buscar suerte, incluso con seis meses de antelación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios