Metrópolis · Carretera Carmona

Nexo crucial de la ronda histórica con los polígonos

  • Conexión. Calle con trazos de avenida que llaman carretera. Acaba junto a la vía del tren y conecta con la pista del aeropuerto. De la Ronda a la Corza, de la tradición a los polígonos industriales. Se fueron fábricas de madera y de cristales

Hace honor a su nombre porque como buena carretera no hay semáforo para acceder directamente. A la Carretera de Carmona se llega por los pasos de peatones de la Avenida Miraflores o de los Salesianos de la Trinidad, cuya titular fue coronada canónicamente en 1954 siendo Papa Pío XII y titular de la diócesis el cardenal Segura.

Debe ser una de las calles más largas de Sevilla. Los pares terminan en el número 174, estribaciones de la barriada de la Corza. Curioso contraste entre estas construcciones populares, dúplex sin pretensiones, y las alturas en los impares de los seis bloques de Parque Atlántico. Los faros de la otra punta de la calle, avenida o carretera, antesala de la cuesta del puente sobre la vía del tren que separa los Polígonos Store y Calonge.

En el callejero de las perpendiculares, Gala, Alberti, Andrés Segovia y el maestro Solano

Uno de los edificios más nuevos es el centro de Salud Ronda Histórica. A sus espaldas, la mítica calle Jabugo del mítico barrio del Fontanal, el Greenwich Village de Lopera. El 15 de Tussam es el Metro de la Carretera de Carmona. Uno de los desavíos se llama Sakito. Abundan los talleres de automóviles. En pocas zonas de la ciudad se produce una conexión real entre las afueras y las adentros. Un vecino cruza el paso de peatones. Ha sacado a pasear a su perro Lara. "Cuando yo vivía en Rochelambert, si había un sitio donde nunca viviría sería en la carretera de Carmona. Me parecía desapacible, desabrida. Pasaba por ella para dejar a mi novia, que vivía en León XIII".

La novia es ahora la mujer de Juan Miguel Vega, periodista y vecino desde hace más de veinte años de esta zona. Enumera algunos de sus prodigios. En la Necrópolis de La Trinidad, hoy Edificio Trento, pudieron estar los restos de las santas Justa y Rufina y no se descarta que aparezcan indicios de la única basílica paleocristiana. También es del paleolítico cotidiano el primer campo de fútbol que hubo en Sevilla, junto a la Laguna de los Patos que ocupaba lo que ahora es la calle Almadén de la Plata, en la que había un orfebre y platero apellidado González de mucho prestigio.

Ricardo Caballero nació en 1932 y pasea con el Diario de Sevilla bajo el brazo. "Esta zona tiene de todo. Tiendas, bancos, farmacias". Ha pasado junto a lo que fue una de las empresas-insignia de la calle, Bordas Chinchurreta, en cuyo caserío hay ahora una peluquería, un restaurante chino (Gran Muralla), El Palacio de las Patatas, las oficinas de la inmobiliaria Solvia que enfrente ofrece viviendas con piscina y solárium, la tienda de bicicletas Labor y la cervecería La Notaría. Pero ésta es otra historia.

La carretera de Carmona está unida a dos notarios. A uno por un motivo luctuoso. Debió ser una calzada prolongada, porque en el kilómetro 4 de esta vía el 11 de agosto de 1936 fusilaron al notario Blas Infante junto a otros distinguidos republicanos. La cervecería La Notaría está animadísima. Eran tres socios y ahora son dos. Uno de ellos, José Ramón García, cuenta que el nombre del bar se debe a que en los trámites para abrirlo buscaron un notario. "Yo nunca me había reído en una notaría, que siempre se asocia con temas serios. Pero allí hubo risas y salió el nombre del bar". El bar lo preside el icono de un escribano. La notaría es real y su titular se llama Alfonso Palacios Rafoso.

Hubo un tiempo en el que los bares se iban de la Alameda, al contrario de lo que ocurre ahora. Uno de ellos fue Los Majarones, que se trasladó a la Carretera de Carmona y con su álbum de fotos de flamencos históricos se convirtió en un clásico. Cerró hace tres años pero la parada del 15 entre las calles Antonio Gala y Rafael Alberti la sigue conociendo la gente como "la de los Majarones". Ahora es un bar y cafetería espacioso, luminoso, con un nombre que despierta la intriga. Dodge. Es como La Notaría. Una de las dueñas se llama Yolanda, es de Almadén de la Plata y con ese nombre quería homenajear a su abuelo, el primero que entró en ese pueblo, con calle muy próxima, con un coche Dodge Dart, un producto de la Chrysler. Hay testimonio gráfico en el interior.

Cuando Paco Fuentes llegó a la Carretera de Carmona, sólo estaban construidos los bloques 1 y 2 del Parque Atlántico. Abrió una droguería y mercería en el residencial Las Dalias, el más alejado de la Ronda, el más próximo a los Polígonos. En la Droguería y Mercería Paco, que así se llama, despacha Leonor, su señora. Él abrió una segunda tienda con el nombre de Metrópolis. No es por la película de Murnau. "Es porque así se llama el edificio".

Nació en 1961, el año de la riada del Tamarguillo. Lleva más de treinta años en la Carretera de Carmona, donde nacieron sus dos hijos. "Yo no le voy a decir que es la calle más larga de Sevilla, le voy a decir la más triste. El alumbrado es triste. La luz se la comen los árboles. Yo le pondría en vez de Carretera de Carmona Avenida de la Gran Vía porque es la principal salida de la ciudad sin dejar de ser ciudad. Pero aquí el Ayuntamiento nunca se ha preocupado de iluminarla en Navidades, del árbol que ponen en tantas barriadas".

La calle tiene un hotel junto a un salón de celebraciones cerrado hace tiempo. El hotel Cubasol está abierto. Tiene diez habitaciones y pone el cartel de Completo. "El dueño no viene hasta el lunes", dice un empleado. Los huéspedes están a un cuarto de hora de la Macarena y a veinte minutos de la Campana. El número 92 de la carretera de Carmona es la parroquia La Resurrección del Señor.

El caserío de los impares ha sufrido más los rigores de la piqueta. Entre las avenidas de Llanes y Alcalde Manuel del Valle hay un solar inmenso con carteles de la inmobiliaria Aedas. Artesanía Salcedo es el último mohicano de un perímetro objeto de una voluntad expropiatoria del Ayuntamiento. "Aquí nací yo y tengo 42 años", dice María Jesús Jiménez, hija de Luis Salcedo Jiménez, que abrió esta tienda especializada en regalos de empresas, listas de bodas y artesanía selecta. Una aguja en un pajar donde cerraron o se fueron la fábrica de Cristales, la fábrica de Maderas García-Miña -hoy Maderas Miña en el Polígono Calonge- o el Taller de Obras Públicas del que sólo se conserva la fachada.

Hay de todo en la Carretera de Carmona. Una autoescuela low cost con una cebra en el escaparate, Una tienda erótica entre dos de colchones, una galería de arte corporal. La calle más larga con un callejón dedicado a Bartolomé Garelli, que el 8 de diciembre de 1841 inició en Turín con San Juan Bosco la misión Salesiana. Donde hubo cines de verano hay lluvia de invierno.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios