La Policía informó de que no localizó a la mujer de Del Valle pese a estar en prisión

  • La unidad que detuvo a la esposa del presunto asesino de Mari Luz comunicó el 9 de abril que no había sido localizada · La Policía dice que es un "error por exceso de celo" ante el volumen de trabajo

Comentarios 7

Un error más en la cadena que se ha producido en torno al caso de Mari Luz. La unidad de requisitorias de la Policía Nacional, la misma que detuvo a Isabel García Rodríguez, la esposa de Santiago del Valle y que está siendo investigada en relación con el crimen, informó al juzgado de que la mujer estaba ilocalizable a pesar de que la misma llevaba al menos nueve días en prisión.

Un oficio policial de la unidad de Requisitorias de fecha 9 de abril y al que tuvo acceso este periódico, comunicaba al juzgado de lo Penal número 1 que, en relación con la orden de averiguación y domicilio de Isabel García -que había sido dictada el 26 de septiembre de 2007 por el juez-, las gestiones para su localización habían resultado "infructuosas".

Esa comunicación se produjo tan sólo unos días después de que la esposa del pederasta y presunto asesino de Mari Luz, fuese detenida por esta misma unidad policial, el pasado 28 de marzo.

La mujer fue puesta a disposición del juzgado, que había ordenado su encarcelamiento con la finalidad de que cumpliera la condena de quince meses que le había sido impuesta por un delito continuado de abusos sexuales, en relación con los tocamientos que su esposo, Santiago del Valle, había efectuado a su propia hija y que la madre había consentido.

La Policía admitió ayer "un error mínimo" en la contestación remitida al juzgado de lo Penal. Según fuentes policiales consultadas lo ocurrido obedece al "exceso de celo por intentar tramitar correctamente" todas las órdenes que recibe la unidad de requisitorias y reclamados de la Policía Nacional en Sevilla. Cada año, según las mismas fuentes, son más de 20.000 las gestiones que realiza esta unidad relacionadas con órdenes de averiguación de domicilio y paradero, órdenes de busca y captura, y otras posibles reclamaciones judiciales.

En el caso concreto de la orden de averiguación del paradero de Isabel García Rodríguez, la Policía explicó que en el fichero policial se había mantenido que las gestiones para localizarlas habían resultado "infructuosas" a pesar de que este mismo grupo policial había procedido a la detención de la mujer.

El "error", añadieron las fuentes, se produjo cuando uno de los funcionarios recibió la orden por correo y, para la contestación al requerimiento realizado desde el juzgado, únicamente se consultó la ficha en papel y no el sistema informático, tal y como se hubiera hecho si la petición del juzgado hubiese consistido en una orden de busca y captura para la detención e ingreso en prisión de la condenada.

La Policía quiso dejar claro que los agentes de la unidad de requisitorias tienen instrucciones para realizar la consulta informática también en lo que se refiere a las órdenes de averiguación del domicilio y paradero, pero en el caso de la mujer del pederasta esta consulta no se llevó a cabo. Eso posibilitó, según la explicación oficial de la Policía Nacional, que el juzgado de lo Penal número 1, cuya actuación en la tramitación de la ejecutoria de Santiago del Valle es objeto de un expediente disciplinario, recibiera un escrito fechado el 9 de abril en el que se afirmaba que Isabel García Rodríguez se hallaba ilocalizada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios