Premios a la excelencia académica universitaria

En uno de sus edificios más emblemáticos, la Iglesia de la Anunciación, la Universidad de Sevilla entregó ayer sus Premios Extraordinarios Fin de Carrera (uno por cada titulación impartida, tanto en centros propios como adscritos) a los 73 estudiantes con mejores expedientes correspondientes al curso 2006-2007.

El objetivo de estos premios es alentar la dedicación al estudio y reconocer la excelencia en los resultados académicos, así como incentivar a los universitarios con mejores calificaciones a concurrir a la convocatoria de los Premios Nacionales Fin de Carrera.

El acto estuvo presidido por el rector de la Hispalense, Joaquín Luque, quien expresó su orgullo de encontrarse ante "esta particular aristocracia universitaria, surgida del talento, del mérito y del esfuerzo, que no desvirtúa el carácter abierto de la Universidad, sino que la engrandece".

En el curso 2006-2007 se graduaron un total de 8.066 alumnos: 6.854, en centros propios de la Universidad Hispalense, 694 en centros adscritos, 304 en el tercer ciclo y 213 en másters de posgrado oficiales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios