salud

Ratas en el hospital

  • La presencia de un roedor en el cuadro eléctrico del Hospital de Trauma provocó un cortocircuito

Comentarios 10

La presencia de roedores e insectos se suma a los informes de incidencias, al alza, en el mantenimiento de los hospitales, que movimientos como Marea Blanca y sindicatos vinculan a la falta de personal, a los recortes y a las pujas economicistas de los servicios privatizados, entre los que destacan la fumigación frente a las plagas, el mantenimiento de los ascensores o la limpieza de las instalaciones públicas. Entre los últimos episodios destaca una incidencia protagonizada recientemente por una rata en el Hospital de Traumatología Virgen del Rocío, considerado un buque insignia de la sanidad pública. El roedor provocó a finales del pasado mes de agosto un cortocircuito en el cuadro eléctrico general del centro hospitalario, sin repercusiones reseñables en la actividad hospitalaria del Virgen del Rocío.

La incidencia se registró en la noche del 21 al 22 de agosto. Días anteriores trabajadores del Hospital de Traumatología ya habían percibido malos olores pero la rata no fue localizada hasta que su descomposición afectó al suministro de electricidad.

El animal generó malos olores pero no fue localizado hasta que afectó al suministroVinculan las incidencias a la falta de personal de mantenimiento propio y a criterios economicistas

La presencia del roedor en el cuadro eléctrico general del centro, ubicado en la planta sótano, desencadenó una explosión y un cortocircuito que dejó sin corriente eléctrica a la zona que alimentaba.

La rápida actuación de los técnicos de guardia permitió restablecer el servicio eléctrico a la zona afectada mediante otras líneas operativas. Se trata de un episodio más en la lista de incidencias registradas en las instalaciones hospitalarias a causa de la presencia de roedores e insectos. Hace apenas quince días los responsables del Hospital Virgen del Rocío procedieron a clausurar de manera temporal la sala de espera de Urgencias de Traumatología por la presencia de insectos. El personal de mantenimiento procedió a fumigar las estancias que quedaron cerradas. Los familiares de pacientes ingresados fueron reubicados en otra sala. Las fuentes oficiales del centro explicaron que "unos familiares y el personal de limpieza detectaron los insectos en una bolsa con ropa de un paciente que había sido abandonada".

El servicio de fumigación de los centros hospitalarios, tanto la desinsectación como la desratización, es ejecutado por empresas externas. El movimiento Marea Blanca y organizaciones sindicales ya apuntaron a la reducción en los costes, la falta de personal propio y las pujas a las baja en los concursos públicos de los servicios privatizados como causa del aumento de las deficiencias que se vienen detectando desde hace meses en los hospitales, instalaciones muy complejas que requieren de actuaciones periódicas, preventivas y de tratamiento.

Las fuentes oficiales, por su parte, explican que "el Hospital Universitario Virgen del Rocío dispone de un servicio de desinfección, desinsectación y desratización, que lo proporciona una empresa externa que, según la normativa, dispone de la preceptiva autorización sanitaria y se encuentra inscrita en el registro oficial de establecimientos y servicios biocidas de Andalucía". La contratación de este servicio se realiza por licitación pública, en cuyo pliego de condiciones se establecen los productos que han de utilizar, el tipo de empresa que ha de realizar estas tareas y las obligaciones relativas a su personal.

Ante las últimas incidencias, las fuentes oficiales destacan que "desde el hospital se garantiza el cumplimiento del servicio mediante el seguimiento continuo de las actuaciones realizadas". El complejo hospitalario Virgen del Rocío también cuenta con un protocolo para actuar de manera inmediata frente a posibles brotes.

Los roedores también afectan a otros edificios sanitarios como el Hospital Macarena, donde trabajadores han sido testigos de la presencia de estos animales en unas instalaciones que ya han rebasado los cuarenta años en funcionamiento, que precisan de actuaciones preventivas y de tratamiento continuas frente a posibles plagas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios