Sevilla

Salas quiere pagar a los inversores de Contsa en 5 años

  • El intermediario pide el apoyo de los acreedores para ser nombrado administrador judicial y vender mejor los activos

Comentarios 7

José Salas Burzón, presidente del Grupo Contsa, se reunió ayer con más de 1.200 afectados por la suspensión de pagos de la empresa para proponerles un plan que contempla el abono del cien por cien del capital invertido en un período máximo de cinco años.

La reunión, celebrada por la tarde en el hotel Al-Andalus y a la que asistieron acreedores, clientes y proveedores, no tenía mayor validez jurídica que la de explicar personalmente a los afectados la situación de la empresa, puesto que al haber declarado el juzgado de lo Mercantil el concurso necesario de la empresa, José Salas se encuentra suspendido para el ejercicio de las facultades de administración y disposición del patrimonio, que corresponde a los administradores judiciales.

La propuesta de Salas para devolver en cinco años la totalidad de los depósitos contempla, según explicó el presidente de Contsa en una rueda de prensa posterior a la reunión, el pago de un diez por ciento antes de que transcurra el primer año, mientras que en los ejercicios siguientes se abonaría el resto, a razón del 15, 20, 25 y 30 por ciento anual. Los intereses por el capital depositado se abonarían hasta la fecha de presentación del concurso voluntario de Contsa, a primeros de febrero pasado.

Para hacer frente a este calendario de pagos, José Salas considera que la única opción viable es la venta de los activos de la empresa, que cuenta incluso con propiedades en Bulgaria y Miami, según precisó. Todo ello, continuó Salas Burzón, en función de la situación actual del mercado inmobiliario, puesto que si se produce una recuperación del sector en los próximos meses, el patrimonio de Contsa "valdrá más".

El inventario de bienes y derechos aportado por el presidente de Contsa al juzgado de lo Mercantil de Sevilla, sostiene que la empresa dispone de un activo que roza los 80 millones de euros y de un pasivo de cerca de 49 millones, y ha declarado una lista integrada por 609 acreedores. "Hay patrimonio suficiente" para devolver el capital, pero no de manera inmediata, porque entonces "se cubriría con una pérdida".

El presidente de Contsa se mostró muy satisfecho con el resultado de la reunión. "Ha salido fantástica", llegó a comentar a los periodistas en relación con el apoyo recibido de los afectados, a los que también pidió su colaboración para que ahora le designen como tercer administrador judicial. "En un 99 por ciento la gente está conmigo, con una empresa como la nuestra, que es rentable", afirmó.

La intención de Salas de ser nombrado administrador judicial contrasta con la decisión de la juez de lo Mercantil, que ha emplazado a la inmobiliaria Metrovacesa, otro acreedor de Contsa, para que designe al administrador concursal en representación de los acreedores.

José Salas indicó que todavía es factible su designación y anunció que sus abogados ya han recurrido el auto que declaró el concurso necesario, en atención a la reclamación formulada por dos acreedores que exigen la devolución de casi un millón de euros y que, según el intermediario financiero, "no han atendido a razones". El presidente de Contsa dijo que no era preciso haber acudido al concurso necesario y añadió que se sintió "traicionado" por estas personas, que eran "amigos".

El presidente de Contsa reiteró que la solución a la crisis de la sociedad pasa por vender el patrimonio y llegó incluso a afirmar que si el caso no hubiera llegado a los tribunales los inversores "ya habrían cobrado este mes", dado que la entidad tiene "seis millones de euros pendiente de cobro" y además había acordado la venta de dos locales en Sevilla a entidades bancarias que iban a reportar unos ingresos de un millón de euros, una operación que espera que sea aprobada por los administradores concursales.

Las denuncias judiciales, en opinión del máximo responsable de Contsa, no hacen más que "retrasar" el proceso. "Sólo hay una solución, no es cuestión de denuncias sino de vender los activos" y por ello estimó que es mejor contar con su presencia en el proceso como administrador, puesto que los dos nombrados por la juez -un abogado y un economista- no son expertos inmobiliarios. "O malvenden los administradores judiciales o lo vendo yo", llegó a decir José Salas en su alocución ante los 1.200 afectados de Contsa, según comentaron algunas de los asistentes.

A pesar de la situación por la que atraviesa Contsa, su presidente entiende que la sociedad aún puede retomar su actividad, siempre que mejore la situación del mercado inmobiliario. "Todos los grandes inversores están dispuestos a seguir poniendo capital", dijo Salas, que reveló que ya ha recibido incluso dos ofertas de sendos grupos de inversiones para comprar la empresa, eso sí, pero a un "40 por ciento de su valor".

El máximo responsable del grupo Contsa también se refirió a las afirmaciones realizadas por muchos inversores respecto al origen del capital invertido en la empresa y la posible existencia de listas A y B, las últimas en alusión al dinero negro. "Para mí nunca ha habido dinero negro, la empresa siempre ha declarado las inversiones", aseveró José Salas.

El presidente de Contsa compareció ante los afectados el mismo día en que se conoció que un tercer acreedor que invirtió 484.380 euros ha presentado una nueva denuncia en la que le atribuye presuntamente un delito societario, por captar sus ahorros con engaños a pesar de conocer la crisis y sin que le advirtiera de la inestabilidad de la compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios