Sanidad garantiza que la situación está controlada y pronto retirará la alarma

  • El ministro Bernat Soria no ve peligro en consumir el aceite de girasol que se tenga en casa y confirma que ya hay listas con las marcas afectadas, que aún no se han desvelado "por prudencia" y que se darán a conocer en los próximos días

Comentarios 3

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, mandó ayer un mensaje de tranquilidad a la población sobre el consumo del aceite de girasol y garantizó que la situación "está controlada" y que "se está cerca" de levantar la recomendación de no consumir ese tipo de aceite. En rueda de prensa en Sevilla, el ministro declaró que comparecía para mantener "la transparencia informativa" sobre este asunto y para dar tranquilidad a los ciudadanos españoles.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) emitió el viernes un comunicado en el que desaconsejaba a la población el consumo de aceite de girasol tras haberse detectado contaminación por hidrocarburos en partidas llegadas de Ucrania y que han sido distribuidas en varios países europeos, entre ellos España.

El titular de Sanidad aseguró que "está perfectamente controlada la entrada e identificación del producto contaminado", y por tanto, ha garantizado a la población que en "España no puede entrar ese producto". Soria explicó que los consumidores que vean aceite de girasol en los supermercados "pueden estar tranquilos porque esas partidas no provienen de Ucrania y por tanto se pueden consumir", y señaló que tras haber retirado el viernes el producto se están identificando todas las partidas que posteriormente se incorporarán a las tiendas o bien se retirarán del mercado definitivamente.

En el caso de que los consumidores hubieran comprado aceite de girasol antes de la recomendación sanitaria, el ministro dijo que tiene una concentración muy baja de hidrocarburos y, por tanto, "no hay riesgo de toxicidad aguda por lo que la población puede estar tranquila". Sin embargo, el ministro no quiso desvelar, "por prudencia", las marcas del aceite de girasol afectadas. Según explicó, "el procedimiento que estamos siguiendo consiste en inmovilizar, retirar y ahora, incorporar a la venta las marcas de las que estamos seguros. No creo que debamos estar dando nombres, ni adelantaremos los listados, que se darán los próximos días", manifestó Soria.

Soria destacó que el tema se está resolviendo en un "tiempo récord", lo que demuestra "el buen funcionamiento de la red de alerta sanitaria". Además, resaltó que el Ministerio tiene un servicio de información permanente de atención al ciudadano que durante la mañana de ayer ha recibido 20 llamadas, por lo que "no hay alarma social", expresó.

Preguntado sobre por qué se ha lanzado esta alerta si no había riesgo para el ciudadano, Soria explicó que el Gobierno adoptó esta política porque "en España hemos tenido crisis alimentarias ligadas al aceite, porque es un producto de la dieta mediterránea y por la política de transparencia del Ejecutivo".

Por su parte, el presidente de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, Félix Lobo, aseguró ayer que la retirada del producto se ha producido "de forma voluntaria por parte de las empresas" tras un acuerdo adoptado entre distribuidores, productores y establecimientos". Lobo insistió en que Sanidad "ha dejado bien claras" las medidas adoptadas, no obstante subrayó que "no hay inmovilización por escrito, ni que se haya ordenado, sino que las empresas están colaborando".

Por otro lado, la Comisión Europea (CE) aseguró ayer que, según los análisis efectuados, el riesgo ante su consumo se sitúa en el nivel más bajo de la escala europea, pues no pone en peligro la salud humana.

"No existe riesgo par el consumo humano", insistió la portavoz de la CE, Valérie Rampi, en declaraciones a Efe. Rampi explicó que probablemente no se adoptará ninguna medida sobre este caso hasta mañana, cuando está previsto que las autoridades ucranianas proporcionen más información sobre el incidente. La compañía francesa Saipol, que importó por el sureño puerto de Sète una partida de 2.600 toneladas de aceite de girasol contaminado procedente de Ucrania, envió 125 toneladas a España, según indicaron a Efe fuentes oficiales francesas.

Una portavoz de la Dirección General de la Represión de Fraudes explicó que Saipol supo el pasado martes que ese cargamento -que había llegado a Sète en febrero o en marzo- estaba adulterado, y lo comunicó al día siguiente a las autoridades francesas, que decidieron bloquear inmediatamente todos los productos con lotes de ese aceite. La portavoz subrayó que en Francia, que el jueves lanzó una alerta europea al respecto, se retiraron todos los lotes, pero que Saipol había enviado también una parte a Italia y las citadas 125 toneladas a España, a empresas que no pudo determinar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios