Las fiestas de Sevilla impiden cambiar el curso escolar como en Cantabria

  • La comunidad montañesa adoptará un modelo común en el norte de Europa, con vacaciones cada dos meses. La Junta descarta proponer algún cambio en el calendario lectivo.

Comentarios 2

Un calendario festivo tan peculiar que resulta imposible cualquier modificación en el curso escolar. La comunidad cántabra ha abierto el debate en España tras decidir adoptar el modelo que impera en los países nórdicos europeos, donde los alumnos tienen una semana de vacaciones cada dos meses. Es la primera región que da el paso tras años en los que se ha discutido sobre la coveniencia de recortar el descanso estival y establecer un curso más largo pero con más descansos. La Junta -que posee las competencias en Educación- descarta cualquier cambio al respecto en Andalucía. Una modificación que en Sevilla resultaría difícil de encajar, pues la Semana Santa y la Feria condicionan la organización del curso.

"Un primer trimestre con varios puentes festivos, uno segundo bastante largo cuando la Semana Santa se celebra en abril y un tercero que es casi inexistente por las fiestas de primavera". Quien así se expresa es Alicia Muñiz, directora del instituto público Fernando de Herrera. El peculiar calendario festivo hispalense haría muy complicado adoptar el modelo que impera en el norte de Europa, donde los escolares disfrutan de un pequeño descanso cada dos meses lectivos.

Cantabria ha sido la primera comunidad española en dar el paso. El próximo curso implantará una semana de vacaciones en mitad de cada trimestre sin perder jornadas lectivas, para lo que adelantará la vuelta al colegio. "En Sevilla es impensable adoptar este modelo", señala Joaquín Egea, antiguo director del colegio concertado Buen Pastor, quien al calendario festivo de Sevilla añade el clima como condicionante: "En Suiza tienen un mes de vacaciones en verano, pero eso aquí no es posible con más de 30 grados cada día".

El calendario lectivo en Sevilla está sujeto al que apruebe la Junta para toda Andalucía. Actualmente el descanso estival dura once semanas y media, por lo que se mantiene en el amplio grupo conformado por los países mediterráneos, en los que las vacaciones comienzan a mediados de junio y se prolongan hasta bien entrado septiembre. La consejera de Educación, Adelaida de la Calle, ya ha descartado cualquier cambio al respecto. "El calendario en Andalucía ya está aprobado para el próximo curso y en las mismas condiciones de siempre". Una afirmación que debe matizarse, pues fue en 2008 cuando se adelantó la vuelta a clase, que hasta entonces era el 15 de septiembre para los más pequeños.

Lo cierto es que el calendario lectivo que implantará Cantabria es bastante común en los países de norte y centro de Europa. Por ejemplo, en Francia, a los 50 días de descanso estival se suman cuatro periodos reducidos de vacaciones en octubre, Navidad, febrero y abril. En Alemania este calendario varía en función de los estados federados, sobre los que recae la competencia educativa. Alguno de ellos coinciden con el de Francia, con descansos en otoño, Navidad, febrero, Pascua de Resurrección, Pentecostés y verano. En algunas regiones las vacaciones estivales comienzan a finales de mayo y las de Navidad se tienen a principios de año.

En Suiza, como ya mencionó Egea, el descanso en verano se ciñe a un mes. Los escolares vuelven al aula en agosto, cuando los termómetros rara vez superan los 25 grados. Eso sí, como ocurirá en Cantabria, disfrutan de una semana de asueto cada dos meses, lo que hace mucho más llevadero el curso. En Reino Unido el parón veraniego en los colegios es sólo de seis semanas. Durante el periodo lectivo, los alumnos descansan unos cuantos días tras seis semanas de clases.

"En Cantabria ese modelo puede funcionar, pues tienen un clima más benévolo que el nuestro", incide Egea. En el caso de Sevilla, además de las altas temperaturas que se registran, la Semana Santa y la Feria, con apenas 15 días de diferencia, condicionan el calendario escolar, especialmente el tercer trimestre. Los expertos han demostrado que no existe relación alguna entre la duración del curso y los resultados académicos, más condicionados por otros factores, como la dotación de recursos a los centros educativos y la formación del profesorado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios