Sevilla

Vecinos de Nervión se quejan del ruido de la discoteca Cosmos y reiteran su cierre

  • El encargado del negocio dice que el problema es el centenar de jóvenes que hacen botellón en la calle

Pancartas contra la discoteca en las fachadas de Carlos de Cepeda. Pancartas contra la discoteca en las fachadas de Carlos de Cepeda.

Pancartas contra la discoteca en las fachadas de Carlos de Cepeda. / t.p.

Comentarios 3

Los vecinos de Nervión de la calle Carlos de Cepeda, al borde de San Francisco Javier, han vuelto a quejarse de los ruidos nocturnos de la discoteca Cosmos, que abre hasta las siete de la madrugada los fines de semana, y han empapelado sus fachadas con pancartas de protesta pidiendo su cierre porque no pueden descansar.

El encargado de la discoteca, un negocio del que viven unas 18 personas, declaró esta semana a este periódico que su local no causa problemas, que tiene los permisos en regla y que el problema es el centenar de jóvenes que se congregan en esta calle para hacer botellón y eludir el control de la Policía Local. "Aquí vienen los jóvenes para beber a escondidas de la Policía. A las cuatro de la mañana con gente en la puerta es complicado controlarlos. El portero manda a callar a los que salen a fumar pero sobre todo en la calle lo que hay es botellón, y si la Policía no controla el botellón no lo voy a controlar yo". Se queja de los ataques de los vecinos, que tiran cubos de agua con lejía y objetos desde la azotea, pintan su local, les tapan las cerraduras y se manifiestan frente al negocio. El encargado censura la mano blanda del Consistorio con los empresarios que llevan los quiosco-bares de su propiedad.

El Ayuntamiento aclaró ayer, a este periódico, que la discoteca Cosmos tiene licencia desde 2000 para café bar sin cocina, con música y pista de baile, y que se encuentra actualmente en proceso de adaptación al nuevo Decreto 6/2012 (contra la Contaminación Acústica). El responsable del negocio presentó documentación técnica que aún no ha obtenido aprobación: el último informe es de junio de 2017, y Medio Ambiente le indicó cómo debía hacer para ajustar el límite de sonido a la nueva norma.

Añade que la licencia de Cosmos subsiste y que puede abrir en los términos de su licencia primera. Pero mientras tanto el servicio de Disciplina le ha abierto un expediente.

Esta discoteca fue clausurada el pasado otoño debido a deficiencias que solventó el dueño, aunque sus papeles estaban en regla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios