Villanueva vuela hoy a España y pone fin a cuatro años de pesadilla

  • Ayer logró permiso definitivo para salir de Bolivia tras la absolución del crimen por el que pasó año y medio en la cárcel

Tantas llamadas que su teléfono móvil se bloqueó, lo mismo que la cuenta de correo electrónico con que se mantenía unido a su familia, a sus amigos, a su tierra, a Sevilla... "Sólo me sentiré libre y seguro cuando pise el aeropuerto de Madrid, cuando llegue a España... Todavía no doy por cerrada esta pesadilla, aunque después de un proceso largo, lleno de sinsabores y con multitud de irregularidades, creo que al final se ha hecho justicia".

A última hora, Javier comentaba por correo electrónico a este periódico que "tanto yo como Carola [su novia] nos sentimos muy contentos, ahora empezamos a saborear un poco más esta alegría, un triunfo que realmente sentiremos al llegar a España". Este sevillano no quiso dejar pasar la ocasión para agradecer "el apoyo de los medios de España" y la ayuda del cónsul José Fernández Nortes, "que ha sido la persona que me ha acelerado todo el proceso desde principio". Unas líneas más para un deseo inmediato: "Cuando llegue a Sevilla quiero abrazar a mi familia, pasear por sus calles con Carola, comer nuestras comidas y respirar libertad por primera vez en casi cuatro años".

Poco más avanzó ayer el empresario sevillano, que en la madrugada de hoy volará de regreso a España después de que la Corte Suprema de Justicia de Bolivia notificara en diciembre el fallo absolutorio de su caso, que lo exculpaba nuevamente del asesinato en 2004 de la fiscal antidroga Mónica von Borries, como ya hizo anteriormente el Tribunal de Santa Cruz.

La orden de prohibición de salir de Bolivia que aún pesaba sobre él se levantó hace unos días y ayer mismo obtuvo el permiso en las oficinas de migración para poder viajar, lo que le facultó a recoger los pasajes de avión para regresar hoy mismo a bordo de Aerolíneas Argentinas junto a su novia boliviana, que le acompaña en la ciudad oriental de Santa Cruz, donde ha residido en los últimos años. La agenda de vuelo de Villanueva comenzará a las 00.00 de esta noche y llegará a Madrid mañana hacia las dos de la tarde, donde está prevista la celebración de una rueda de prensa en Barajas en la que el empresario, de 30 años, quiere agradecer tanto a las instituciones españolas como a los medios el apoyo prestado para la resolución satisfactoria de su caso. Tras pasar por un plató televisivo en el turno de tarde-noche, regresará en AVE el lunes por la mañana a Sevilla, donde planea quedarse "al menos un tiempo".

El padre de Javier, Francisco Villanueva, encabezará la delegación de familiares y amigos que acudirá a recibir a Javier en Madrid cual hijo pródigo. Entre operación y operación -es sanitario de profesión-, comentaba ayer a cuantos le llamaban que "el final de la pesadilla está ya cerca" al tiempo que lamentaba los cuatro años de sufrimiento vividos "por una locura sin pies ni cabeza".

Ayer mismo comentaba que "todavía no me siento seguro" y apuntaba que, de momento, no tiene "ningún plan" para el futuro, sólo "respirar en libertad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios