El aeropuerto se queda sin taxis tras un altercado con varios heridos

  • La invasión de la parada de la terminal por un conductor particular derivó en una riña que terminó con dos taxistas detenidos, uno de ellos ingresado con un traumatismo craneoencefálico, y dos policías lesionados

Comentarios 116

"Nice arrival". Buena llegada. Con estas dos palabras escritas en inglés definía anoche Maurits de Wilde en un bloc de notas su primera toma de contacto con Sevilla, donde tiene pensado pasar la Semana Santa. Había aterrizado procedente de Holanda junto con su pareja, Sandra van der Heiden, a eso de las ocho de la tarde de ayer. A las nueve menos cuarto ambos seguían metidos en una cola para coger un autobús que les llevara hasta el centro de la ciudad.

Buscaban a alguien que hablara español y que les explicara que una huelga de taxistas mantiene -a la hora de cierre de esta edición todavía seguía- al aeropuerto de San Pablo sin este servicio desde las once de la mañana de ayer. El origen del paro fue un altercado ocurrido poco antes que terminó con dos taxistas detenidos, uno de ellos herido grave y hospitalizado, y dos policías nacionales con lesiones leves.

La riña comenzó después de que un conductor particular estacionara su vehículo en la parada reservada para los taxis. Esto motivó un primer enfrentamiento entre este ciudadano y un taxista. Según el portavoz de la asociación Solidaridad del Taxi, Miguel Ángel Vázquez, el conductor particular terminó agrediendo al profesional. La trifulca subió de tono hasta que se sumó un grupo de taxistas y llegó la Policía.

Los agentes disolvieron la pelea y tuvieron que utilizar las defensas para cargar contra los taxistas, que a su vez atacaron a los policías. Dos conductores fueron detenidos como presuntos autores de un delito de atentado y anoche permanecían bajo custodia policial. Uno de ellos seguía en las dependencias de la Jefatura Superior de Policía mientras que el otro se encontraba hospitalizado en el Virgen del Rocío con traumatismo craneoencefálico. Según el representante de los taxistas, uno de los policías que intervino asestó un fuerte golpe en la cabeza a este hombre durante la carga. Otros tres conductores sufrieron lesiones leves, al igual que dos policías.

Desde ese momento los taxistas dejaron de prestar servicio en el aeropuerto en señal de protesta por lo ocurrido y porque consideran que la invasión de sus paradas es continua en el aeropuerto. Los representantes del sector ya anunciaron ayer que mantendrán su protesta de forma indefinida e incluso se plantean un paro masivo en Semana Santa. Para evitarlo piden a las autoridades políticas que la Policía vele porque se respete el espacio reservado para los taxistas.

Decenas de taxis permanecían anoche aparcados en las inmediaciones del aeropuerto y ninguno funcionaba. Unos metros más arriba, la parada vacía y en obras. A los viajeros se les desviaba a un parking cercano para que tomaran el autobús, única forma de llegar en transporte público hasta Sevilla. "Tengo el AVE a Córdoba a las nueve y media. No sé si llegaré porque ni siquiera sé si el autobús para en Santa Justa", decía Auxiliadora Ordóñez, recién llegada de Tenerife. Javi Martínez, a su lado, llevaba esperando casi una hora la llegada del autobús, cuyo servicio no se reforzó pese a la huelga.

Más atrás, en la cola, un grupo de viajeros procedentes de Valencia preguntaba dónde dejaba el autobús y si quedaba muy lejos el Hotel Zenit. "Pero en la ciudad hay taxis, ¿no?", decían Francisco Domínguez y Enrique Clausell, que llevaban media hora esperando y sólo habían visto pasar un autobús. Margarita, una turista de Aquisgrán que vivió en Sevilla en 1992 y viene ahora con su hijo pequeño para la Semana Santa, recordaba que ya otras veces tuvo problemas con los taxis del aeropuerto. "No importa, estoy en Sevilla otra vez y eso me alegra. Ya huelo los naranjos". Y eso que sólo había pisado el aeropuerto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios