El alza del paro en Sevilla no impide que enero sea de los mejores desde 2006

  • La afiliación cayó en 8.212 personas el mes pasado pero en un año el empleo acelera hasta sumar 24.502

Objetivamente, los datos de enero en el mercado laboral sevillano son malos: la provincia suma 2.891 desempleados, hasta 204.090, y 8.212 afiliados menos, hasta 705.059. Pero en términos relativos las cifras son esperanzadoras. ¿Por qué? En realidad, todos los comienzos de año el mercado laboral sufre, al terminar la campaña de Navidad y al finalizar cientos de miles de contratos temporales, de todos los sectores, con caducidad el 31 de diciembre. Por tanto, hay que mirar este enero en comparación con otros. Y ahí 2018 sale ganando. Es cierto que las 2.891 personas que pasan a formar parte de las listas de los servicios de empleo este enero son más que los 2.882 de 2017. Pero, a partir de ahí, todas las alzas son más altas y hay que remontarse a 2006 para encontrar una más baja. Es el segundo mejor dato, pues, en los último doce años.

En afiliación, la situación es aún mejor. Porque, pese a que se pudiera pensar que un bajón de 8.212 afiliados es abultado, lo cierto es que también tenemos que remontarnos muchos años, a 2007, para encontrar un dato mejor. Incluso mejor que el del ejercicio pasado, cuando el número de empleados cayó en algo más, 8.900. Pese a ello, en términos absolutos Sevilla es la cuarta provincia de España, tras Madrid, Barcelona y Valencia, con mayor destrucción de puestos de trabajo. Además, en porcentaje, la afiliación cae más en la provincia (1,15%) que en Andalucía (0,64%) y España (0,97%).

Por sectores, en enero ha sufrido la agricultura, con 1.898 empleados menos (al contrario que la tendencia andaluza), y también pierden mucho empleo hostelería, comercio e industria manufacturera. Entre los pocos que ganan ocupados está la construcción, información y comunicaciones, educación y servicios sanitarios.

Aún habiendo alguna sombra, como las arriba señaladas, lo cierto es que tanto la caída de ocupados como el alza del desempleo en enero no son suficientes como para que haya mucho retroceso. De hecho, respecto al mes de noviembre ,el paro baja y la afiliación se sitúa en un nivel similar a la que había en octubre. Eso indica que una parte de los puestos de trabajo ganados desde septiembre se han terminado consolidando.

Y la prueba del nueve de ello es la evolución anual. Es decir, cómo ha evolucionado el mercado laboral entre enero de 2017 y enero de 2018, un indicador que marca más la tendencia a largo plazo. En empleo, los 24.502 trabajadores nuevos en un año es la mejor cifra desde 2007, y además es mejor que la que había en noviembre (22.576) y diciembre (23.813). Eso indica mejoría, y aún quedan los que suelen ser los mejores meses del año (marzo, abril y mayo) con febrero haciendo de transición.

En paro, sin embargo, sí se nota una cierta desaceleración: de los 20.959 desempleados menos de 2017 se pasa a 14.687 en enero de 2018. Eso es síntoma de que gente que no está trabajando se apunta al paro. Y de que el mercado laboral crea empleo, pero no al suficiente ritmo para reducir el desempleo en la misma dimensión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios