Un 20% de la arquitectura regionalista ha desaparecido en sólo cuarenta años

  • Un exahustivo trabajo de investigación realizado por el profesor Jorge Benavides y sus alumnos revela que, actualmente, quedan en Sevilla 528 de estos edificios levantados entre 1920 y 1935

Comentarios 6

En apenas cuarenta años, desde inicios de la década de los setenta hasta la actualidad, ha desaparecido el 20% de las edificaciones regionalistas de la ciudad de Sevilla. ésta es una de las conclusiones del Plano de la arquitectura regionalista de Sevilla y su provincia, un trabajo que, desde hace cinco años, lleva realizando un grupo de estudiantes universitarios coordinado por el profesor Jorge Benavides, uno de los mayores especialistas en la materia que existen actualmente.

El estudio ha partido de una metodología trabajosa pero simple. Tomando como punto de partida el exahustivo catálogo que sobre este tipo de edificaciones realizó a principios de los 70 Alberto Villar Movellán, los estudiantes han comprobado la situación actual estas edificaciones cuarenta años después, ubicándolas en un plano de la ciudad y realizando una ficha pormenorizada donde se describe el estado actual de las edificaciones que se han salvado, por ahora, de la piqueta. En la actualidad quedan en pie 528 de estas edificiaciones levantadas entre 1920 y 1935.

La conclusión puede ser positiva o negativa según se vea la botella medio llena o medio vacía, pero lo más preocupante para Jorge Benavides, que imparte sus clases en el departamento de Urbanística de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura, es la desidia y pasividad de las administraciones ante la pérdida de un patrimonio que, guste o no, representa la arquitectura que se hacía en Sevilla a principios del siglo XX. Una dejadez que contrasta con intervenciones de calado como la reciente restauración de la Plaza de España, una actuación que, sin embargo, no oculta el abandano de obras que firmaron arquitectos como Aníbal González, Juan Talavera o José Espiau, por señalar a los más conocidos.

Esta pasividad no sólo se debe al "desconocimiento y falta de información" de los políticos, sino también al "silencio cómplice para favorecer la destrucción del patrimonio y favorecer así la inversión inmobiliaria". Y es que, para el profesor Benavides, no hay duda de que "especulación y destrucción del patrimonio van de la mano". El ejemplo es que, en aquellas zonas donde la especulación ha tenido espacio para construir no ha recurrido a la destrucción, mientras que en zonas como el casco histórico, donde la falta de solares es evidente, la piqueta ha funcionado sin ningún miramiento.

Existe, también, un tercer factor: el "desdén de los profesionales" de la arquitectura que, influenciados por el movimiento moderno, consideran el ornamento (una de las características de este movimiento) como un delito casi imperdonable. "La pasividad de la ciudadanía" cierra el círculo de la progresiva desaparición de una arquitectura que identifica a Sevilla.

El trabajo, con la provincia incluida, pretende estar terminado el próximo curso 2011-2012. Jorge Benavides ya se ha puesto en contacto con la Consejería de Obras Públicas de la Junta, el Ayuntamiento de la ciudad y la Diputación Provincial para editar estos planos que serían de una gran utilidad para fomentar entre ciudadanos y turistas el conocimiento de la arquitectura regionalista sevillana. Sin embargo, hasta la fecha sólo ha recibido una vaga respuesta por parte de la Corporación Provincial. Una muestra más del desinterés que las administraciones muestran hacia un patrimonio más querido por la ciudadanía que por sus representantes.

más noticias de SEVILLA Ir a la sección Sevilla »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios