Calle Rioja

El atlas de Antoñita Moreno

  • Recorrido. El Círculo Mercantil acoge hasta el domingo una exposición de trajes regionales que lució la cantante y saetera de La Puebla del Río en sus espectáculos.

Comentarios 1

Con 25 años, en 1955, cruzó por primera vez el océano Atlántico. Antoñita Moreno (La Puebla del Río, 1930) participó en todas las revoluciones de aquella década. En 1956 llega a España la televisión y ella debuta en Televisión Española con un traje de Balenciaga. En 1957 llega el microsurco, soporte discográfico donde será un nombre imprescindible.

Es la misma niña de 13 años que por primera vez vería su nombre en un elenco artístico en un teatro del Cerro del Águila. Ahora tiene 82 años con los que llenaba y rejuvenecía las dos plantas del Círculo Mercantil de Sierpes: en el salón de actos se presentó su biografía, La voz que nunca muere, obra del actor y cantante Emilio García Carretero (Fuente de Cantos, Badajoz, 1944); en la planta baja, hasta el domingo 27, hay una colección de algunos de los trajes regionales que Antoñita Moreno lució en sus espectáculos.

¿Se puede ser reina mora y reina cristiana? Antoñita Moreno lo fue. Aparece un cartel de La Reina Mora, la película que protagonizó con Pepe Marchena, y la banda que en 1967 recibió como reina de las fiestas de Asturias, reducto cristiano de don Pelayo. Los consejeros autonómicos que participaron en el Consejo de Política Fiscal y Financiera podrían darse una vuelta por el Mercantil. Allí hay trajes de La Mancha, Extremadura, Cataluña, Asturias, Andalucía, Valencia, León y Aragón, amén de referencias discográficas de otras regiones: Galicia (Barqueros de Ribadavia) o Murcia Mazarronera).

Está el cartel de la película Saeta, con libreto de Quintero, León y Quiroga. Saetera excepcional en la Semana Santa de La Puebla del Río, en la película de Orson Welles Mr Arkadin o donde se terciara. En la exposición hay testimonio fotográfico de un besamanos del Cachorro donde la cantante interpretó una saeta en presencia de la entonces alcaldesa de Sevilla, Soledad Becerril.

Los trajes, muy vistosos, pertenecen a diferentes espectáculos: Cantando se hace camino, Voces y Aires de España, Copla y verbena. Antonio Burgos acudió a la presentación de la biografía de la hija del guardia civil Antonio Moreno Andrade y de Salud Valiente. A su padre lo trasladaron desde Ceuta a La Puebla del Río. Un hermano del agente, Manuel Moreno Andrade, tío de la cantante, fue secretario general del PSOE de Sevilla e íntimo amigo de Pablo Iglesias. La información, de primera mano, la facilita el doctor Antonio Ojeda, pariente de la cantante. Antoñita Moreno tiene una calle en La Puebla del Río; su prima Encarnación Moreno Sánchez, madre del doctor Ojeda, la tiene en La Puebla de Cazalla. La cantante fue pionera en muchas cosas. Le puso voz a letras que llevaban la firma de Carmen Conde, primera mujer que llegó a la Academia.

En tiempos del euro y del vigésimo aniversario de Azabache, el legado de Antoñita Moreno sigue vivo. Las palabras Precios Popularísimos aparecen en los espectáculos Filigranas y Poemas Andaluces. La diferencia es el precio. La butaca del primero, en el Teatro Cine Europa, costaba 2,50 pesetas, medio duro de la época. La del segundo, en 1978, en el Teatro Ideal Cinema de Úbeda, 300 pesetas. Su cotización se multiplicó por cien. En la localidad jienense la designaron Personaje del año.

Diseños de Román Calatayud, trajes de las sastrerías Cornejo y Bambalina para quien lució de maragata o de lagarterana. Y dos reliquias para el aficionado: el traspaso de gloria artística en 1944 a la artista ribereña por parte de Blanquita Suárez, "cantante del género frívolo", según García Carretero, que nació en San Sebastián porque sus padres estaban allí con la compañía de zarzuela; y el cartel del viaje artístico que la cantante hace en 1969 a la Unión Soviética: actuaciones en Moscú, Leningrado, Kiev, donde tiene que hacer sesión matinal porque el teatro lo ha contratado el Politburó por la tarde, Kichinev y Tbilissi, y allí la reina mora encuentra reminiscencias árabes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios