Los autónomos crean 20 empleos al día

  • Crece el número de trabajadores por cuenta ajena en Sevilla que tienen asalariados. El 50% de los autónomos cuentan con un negocio con más de cinco años de antigüedad.

Tras la tempestad llega la calma. Y el crecimiento. Los autónomos han sido uno de los sectores más perjudicados por la crisis, pero pese a la fuerte embestida que han sufrido en el primer lustro de esta década, logran remontar el vuelo con la creación de empleo. El último informe de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) de Andalucía así lo constata. En los tres primeros meses del año los trabajadores por cuenta ajena de la provincia de Sevilla han creado 20 empleos diarios, un dato que para los representantes del sector es una "clara muestra" de la solidez del colectivo, convertido en pilar fundamental de la economía sevillana.

El informe de la ATA señala que en marzo de 2016 había en Sevilla 16.479 autónomos con asalariados, es decir, que tienen contratado a personal. Esta cifra supone un 23,61% del colectivo, porcentaje que se mantiene unas décimas por debajo de la media andaluza, fijado en el 26,2%. En provincias como Cádiz y Almería el peso de los trabajadores por cuenta libre que tienen asalariados supera el 30% de representanción en los autónomos.

Aún más interesante resultan los datos referidos al empleo generado en el primer trimestre de 2016. Durante este periodo los autónomos sevillanos tenían contratados a 32.611 personas a su cargo, 1.353 más que a finales de 2015. A esta cantidad hay que sumar los 427 trabajadores que se dieron de alta de autónomos de enero a marzo, que suman 1.780 sevillanos. Por tanto, en tres meses dicho sector ha generado 20 empleos al día. "A ver qué sector es capaz de crear tal cantidad de empleo". Quien así se expresa es Rafael Amor, responsable de ATA Andalucía, quien defiende la apuesta de las administraciones públicas por los autónomos, "pues siempre repercuten en la sociedad española, con la creación de trabajo y con los impuestos".

Uno de los fines que persigue la ATA es acabar con la imagen de "inestabilidad" que se tiene de los autónomos. Los datos, en este sentido, reflejan lo contrario. En la provincia hay 35.357 autónomos con negocios que cuentan con más de cinco años de antigüedad. Este grupo supone más del 50% de los trabajadores por cuenta ajena de Sevilla. "No se puede decir, por tanto, que los autónomos sean en su mayoría temporales, pues son trabajadores que han mantenido sus negocios en los años más severos de la crisis", recuerda Amor.

Otro dato a tener en cuenta en el análisis del sector son los tramos de edad. El más numeroso corresponde a los autónomos que tienen entre 40 y 54 años. Suponen el 45,3% del colectivo, porcentaje similar al de la media andaluza. El otro grupo más importante lo conforma la generación que posee entre 25 y 39 años, que representan el 32,1%. Los mayores de 55 años son el 19,7%, mientras que los menores de 25 apenas superan el 2,5% (porcentaje superior al de la media española). Éste es quizás uno de los déficits que arrastra el sector: la incorporación de los jóvenes. La escasa llegada de emprendedores que se den de alta como autónomos viene marcada por el envejecimiento del mercado laboral. Un fenómeno condicionado por dos factores. Por un lado, la formación académica, que se completa tras los estudios obligatorios. Cada vez son más los adolescentes que deciden matricularse en ciclos formativos y en el Bachillerato después de haberse desplomado el mercado inmobiliario que hace una década garantizaba la salida profesional inmediata a quienes acabaran el instituto. El otro factor determinante ha sido la marcha de muchos jóvenes al extranjero para labrarse un futuro laboral.

Lo cierto es que desde la ATA se reclama atender la "diversidad del colectivo" a la hora del pago de impuestos. "No es lo mismo un autónomo que trabaje solo que aquel que cuente con varias personas a su cargo", incide el representante andaluz del sector. Amor también defiende que se faciliten ayudas desde el Gobierno y la Junta a los jóvenes emprendedores, aunque sin olvidar a los más longevos. "Son trabajadores que han logrado sobrevivir a la crisis, lo que es un auténtico milagro, tras años de bajadas continuas del consumo".

Otra de las líneas de actuación de la ATA es acabar con los falsos autónomos. "Los sindicatos llevan tiempo alertando sobre esta cuestión, pero queremos dejar claro que no se puede generalizar este asunto a todo el colectivo", refiere Amor. Se trata de una práctica que ponen en marcha bastantes empresas, especialmente desde que estalló la crisis. "A muchos de sus empleados los sacan de sus plantillas para luego obligarlos a darse de alta como autónomos y que sigan trabajando para ellos". Una figura que no ha de confundirse con la del autónomo con economía dependiente -totalmente legalizada-, que es aquél cuyos ingresos dependen en un 75% de una única empresa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios