Hay calles del centro con un velador por cada cuatro metros cuadrados

  • Albareda, Álvarez Quintero, Argote de Molina o Mateos Gago están tomadas por las mesas.

Comentarios 2

La peatonalización ha tenido un efecto cuyo control es cada día más complejo: la proliferación de mesas y sillas con el consiguiente despliegue de pizarras abatibles que, de hecho, suponen también un aumento del número de obstáculos que ha de sortear el peatón. El aumento de los veladores también se explica por las leyes antitabaco que impiden fumar en el interior. Negocios que jamás habían colocado mesas en el exterior han tenido que hacerlo para no perder a los clientes fumadores. Una causa y otra han dado pie a una percepción casi generalizada: hay calles por las que resulta muy molesto caminar en muchos momentos. El propio delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, admitió este miércoles que la ley antitabaco es la principal causa de los casos de "excesos de ocupación"de la vía pública.

En Mateos Gago, por ejemplo, en el tramo comprendido entre dicha plaza y la calle Mesón del Moro, hay cada día una oferta de 126 veladores, lo que supone un velador por cada 13 metros cuadrados. En la Plaza de Doña Elvira hay un velador por cada 14,5 metros cuadrados, sin olvidar que de las 77 mesas contabilizadas hay muchas de tamaño superior. En la Plaza de los Venerables hay uno por cada 9 metros cuadrados.

Una de las calles donde más ha crecido el número de veladores es Albareda. En esta calle las mesas se disponen en ambos lados, dejando al viandante un estrecho carril central. En el tramo entre las calles Jaén y Tetuán hay dispuestas 43 mesas. La presión es de un velador por cada 6,7 metros cuadrados. En el tramo entre Tetuán y General Polavieja hay 30 veladores. El resultado es aún peor: un velador por cada 5,7 metros cuadrados.

En General Polavieja, el peatón sufre una presión de un velador por cada 6,3 metros cuadrados.

En Argote de Molina, en el tramo comprendido entre Alemanes y Placentines, hay un velador por cada 9,7 metros cuadrados. En Álvarez Quintero, en el tramo entre Argote de Molina y Rodríguez Zapata, hay un velador por cada 4,1 metros cuadrados, por lo que esta zona del entorno de la Catedral sufre los mayores niveles de presión.

La nueva normativa de veladores simplica el proceso de obtención de licencia de veladores mediante la declaración responsable del empresario, el mismo criterio seguido por el gobierno del PP en la ordenanza de actividades que busca facilitar la apertura de nuevos negocios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios