El capataz de Monte-Sión, cesado por permitir que ensayen mujeres

  • José García Monge ha sido apartado del cargo por dejar que dos mujeres se metieran en las trabajaderas "para resolver las dudas" sobre su capacidad física.

Comentarios 20

El Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) ha condenado hoy públicamente la expulsión de un capataz de la hermandad de Monte-Sión por permitir que dos mujeres se unieran a la cuadrilla de costaleros durante un ensayo.

Los hechos, según ha relatado a Efe el capataz cesado, José García Monge, sucedieron el sábado por la noche, cuando él mismo, durante un ensayo, permitió que dos chicas se pusieran bajo el paso para "resolver sus dudas" respecto a la capacidad física de las mujeres para portar los pasos.

García Monge le pidió permiso al resto de costaleros, que se lo dieron, y las dos mujeres estuvieron alrededor de una hora, demostrando al final que "podían perfectamente" cargar con el paso, hasta el punto de que la cuadrilla las despidió con un aplauso.

El capataz ha querido dejar claro que sabía que la participación de las mujeres en el ensayo no suponía en absoluto que pudieran sacar el paso el próximo Jueves Santo, puesto que, por un lado, las cuadrillas de Monte-Sión están ya "completas" y porque la salida de mujeres como costaleras requiere de la aprobación de la junta de gobierno de la hermandad.

Tras el ensayo del sábado, García Monge fue citado ayer a mediodía en la hermandad, cuya junta de gobierno le comunicó su cese, que fue decidido ayer mismo en un cabildo de oficiales y que ha sido explicado en la página web de Monte-Sión por el "incumplimiento de unas normas" por parte del capataz.

Este hombre ha considerado "sorprendente" una decisión de estas características "en una ciudad que presume de abierta" y ha recordado que esta hermandad, a la que pertenece desde hace dos décadas, tiene reconocido el derecho pleno de las mujeres para optar a cualquier cargo, incluido el de hermano mayor.

Una de las costaleras que sacó el paso en el ensayo, Sonia Alías, ha añadido en declaraciones a Efe que la idea de que dos chicas se incorporaran durante "solamente una hora" a uno de los relevos se había decidido la noche antes para comprobar si las mujeres podían cargar con el paso al mismo nivel que los hombres.

"No entiendo que por una hora que se haya equivocado el capataz se tire por tierra veinte años de trabajo en esa Hermandad", ha agregado la costalera.

La coordinadora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM) en Sevilla, Ángeles García, ha denunciado la actitud de la junta de gobierno de Monte-Sión porque "la fe no tiene sexo y las mujeres somos personas con el mismo derecho que los hombres a elegir libremente".

"Si han elegido que querían ir bajo el paso, deberían tener las mismas oportunidades que los hombres porque en todos los ámbitos donde hemos podido entrar las mujeres hemos demostrado que podemos hacerlo igual o mejor", ha declarado García a Efe.

Las hermandades constituyen, según la coordinadora del IAM, "un mundo que está todavía muy masculinizado y que debería abrirse como tantísimos ámbitos que con el paso del tiempo se han ido abriendo".

Ángeles García ha querido recordar que tanto el Gobierno central como el andaluz tienen ya aprobadas sendas Ley de Igualdad, desde el convencimiento de que "hombres y mujeres tenemos los mismos derechos y en el siglo en el que estamos eso debería estar fuera de lugar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios