El comercio sevillano cae un 2,3% y pierde 424 licencias en un año

  • Con 17.656 establecimientos, el área comercial de la capital ocupa la cuarta posición nacional en importancia · El polo aeronáutico de Sevilla concentra la mayoría de empleos del sector en Andalucía

Comentarios 6

El comercio de Sevilla capital, que ocupa a nivel nacional un papel relevante por ser la cuarta área comercial más importante por detrás de Madrid, Barcelona y España, está sufriendo los efectos de la crisis. El último informe socioeconómico de la ciudad Sevilla (2006-2008) presentado ayer por el Ayuntamiento revela que ha sufrido una caída del 2,3% en la cifra de licencias de actividades económicas emitidas por el Consistorio sevillano hasta situarse en 17.656 licencias comerciales en 2008, frente al crecimiento consecutivo que registró en 2006 y 2007.

Las actividades que registraron un mayor descenso son el comercio al por mayor de productos de papel y cartón (-31,3%), las actividades comerciales exportadoras (-28,6%) y el comercio al menor de labores de tabaco (-25%), entre otras. Por contra, las actividades en ascenso fueron el comercio mayorista de obras de arte y antigüedades (150%) y el comercio al menor de bombones y caramelos (66,7%), de las que informe destaca que poseen una importancia reducida en el conjunto de actividades comerciales. En cifras, las que concentran más cantidad de licencias son el comercio al menor de productos textiles, confección y calzado (2.225 licencias), de artículos para el equipamiento del hogar (2.131) y de productos alimenticios y bebidas (1.303).

Por barrios, el comercio mayorista se concentra en su mayor parte en Nervión (materias primas agrarias e interindustrial), seguido de Los Remedios, San Pablo-Santa Justa (medicamentos y productos farmacéuticos y artículos de consumo duradero), Casco Antiguo y Triana. En la zona Este abundan textiles, confección y calzado. El comercio minorista ocupa un lugar preponderante en el Casco Antiguo (50,3 establecimientos por cada mil habitantes), Los Remedios (40 por cada mil) y Nervión (23,9 por cada mil). El distrito Centro acoge el 22,9% de los comercios minoristas, centrados en instrumentos musicales, muebles, vinos y bebidas, productos textiles, confección y calzado. Los barrios del Este y Macarena son las zonas más escasas de licencias comerciales.

En Sevilla, el mercado potencial del área de influencia comercial se extiende más allá de los límites de la provincia (a 2,3 millones de habitantes de 107 municipios) con un volumen de ventas que puede ascender a 4.190 millones de euros, pero en la práctica es la capital la que aporta el 72% de los compradores. El 28% restante procede del resto del área metropolitana y del turismo.

En el capítulo del tejido empresarial sevillano, el Informe Socioeconómico de la ciudad de Sevilla destaca el protagonismo especial de la provincia de Sevilla como "el principal polo aeronáutico de la región", que acoge a 110 empresas que representan el 75,9% de las establecidas en toda Andalucía y generan el 71% del empleo total del sector aeronáutico a nivel andaluz (cerca de 5.400 empleos). La facturación de las empresas más importantes del este sector superan los 1.000 millones de euros en 2008, con lo que representan en torno al 75% de la facturación total del sector en Andalucía.

En el tejido empresarial del Área Metropolitana de Sevilla, en 2008 todavía no ha dado su peor cara la crisis. Por eso la facturación media estimada por empresa ascendía a 5,6 millones de euros en 2007, un crecimiento del 4,32% en relación al ejercicio anterior, y las ventas medias en tres años registraron un aumento medio anual acumulado del 2,23%. En 2008, las exportaciones sevillanas alcanzaron 3.087 millones de euros, un incremento del 13,50% respecto al año anterior y más del doble del conjunto de Andalucía (5,29%).

El informe Socioeconómico de la ciudad de Sevilla 2006-2008 fue presentado ayer por el concejal de Innovación Tecnológica, Juan Antonio Martínez Troncoso (PSOE), y el director de la Sociedad de Estudios Económicos de Andalucía, Manuel Fernández. Por primera vez incluye un estudio del uso de nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y de indicadores de calidad de vida de la población. Antes del verano estarán los datos de 2009.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios