Sevilla

Los críticos del PSOE incitan a Limones a retarse con Susana Díaz

  • El alcalde de Alcalá acepta encabezar otra lista para dirigir el partido, pero insiste en esperar al resultado del cónclave regional.

Comentarios 12

La presentación de la candidatura de Susana Díaz para dirigir el PSOE de Sevilla movilizó este martes al sector crítico que, hasta ahora, había optado por retener cualquier anuncio para no enturbiar el cónclave regional. Una vez que la actual consejera de la Presidencia destapó sus cartas, los críticos conveniaron en la necesidad de acelerar su ofensiva y hacer pública una candidatura que encabezará Antonio Gutiérrez Limones, que el pasado lunes ya asumió el reto ante sus compañeros.

No obstante, el alcalde de Alcalá de Guadaíra insistió en imponer sus tiempos y sus formas y se resistió este martes a oficializar su propuesta, una decisión que causó malestar entre sus afines. De hecho, entre los críticos hubo quienes sugirieron buscar otra opción ante la resistencia mostrada por Limones para dar un paso adelante en las próximas horas.

A pesar de que lideró la candidatura al pasado congresillo donde se eligieron a los delegados para el cónclave de Almería, el alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, se autodescartó nada más oír algunas propuestas en el partido. Y también lo hizo el de La Rinconada, un valor en alza que podría tener encaje con el sector oficialista, que valora su capacidad. Pero han sonado también otros nombres. En concreto, hay un colectivo decidido a apostar por Evangelina Naranjo, secretaria de la agrupación de Miraflores de la capital y muy activa. No obstante, estos mismos temen que al generar una división en el seno de los críticos la propuesta fracase y no se alcancen ni siquiera los avales necesarios para presentar la lista. Y, en definitiva, se repita el precedente de Demetrio Pérez.

De cualquier manera, el hecho de que hayan sonado otros nombres denota la movilización que existe entre los críticos. El propio Toscano es partidario de romper ya la baraja, después de que Susana Díaz haya iniciado el camino y ganar así tiempo para garantizarse el voto de los militantes. Pero Limones (algunos apuntan que por propia forma de ser) prefiere ir con cautela para no dar pasos en falso y no repetir sus titubeos en el pasado congresillo, donde llegó a estar en las dos listas para finalmente quedarse junto a los críticos. Esta circunstancia obliga a los militantes de su sector a forzar una postura oficial y firme.

En la cita de Almería se espera un respaldo muy mayoritario a José Antonio Griñán, pues la necesidad de reafirmar el liderazgo del presidente de la Junta de Andalucía en el partido es algo en el que todos los sectores están de acuerdo. Eso no lo discute nadie y no parece que haya muchos dispuestos a nadar contracorriente. De hecho, en Sevilla, las discusiones en los últimos meses han estado en torno a otros puestos y, precisamente, fue este martes la hasta ahora número dos quien reabrió la brecha.

Tal y como adelantó este periódico hace casi dos meses, el destino de Susana Díaz, rumbo al PSOE de Sevilla, estaba ya marcado desde el mes de abril. La hasta ahora secretaria de Organización del PSOE andaluz será la próxima secretaria general del PSOE de Sevilla, en manos de una gestora tras la dimisión de José Antonio Viera por las tensiones creadas en torno al pasado congreso federal donde midieron sus fuerzas Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón.

Díaz, que paradójicamente apoyó a la ex ministra, tomará las riendas del partido tras haber perdido sus opciones de aspirar a un cargo a nivel regional. Y uno de sus objetivos será cerrar de una vez por todas las fracturas internas. En el último congresillo provincial, la lista afín a Susana Díaz, encabezada por Fernando Rodríguez Villalobos, obtuvo un respaldo mayoritario, aunque menor del anunciado por ellos mismos, que aseguraron tener los avales de más del 85% de los militantes y sólo alcanzaron el 65% de los votos. Estos resultados, que los críticos interpretaron como un gran triunfo, dibujaron un escenario provincial favorable a Susana Díaz, flamante consejera, que barrió con un elevado porcentaje de votos de alcaldes de la provincia.

Las adhesiones de los pequeños municipios que atendieron la llamada de Villalobos, presidente de la Diputación, pesaron más que el empuje de los grandes alcaldes del área metropolitana, que contaron con la colaboración de históricos como José Rodríguez de la Borbolla o José Antonio Viera. Y ahora es muy improbable que los críticos crezcan. A pesar de que el voto será secreto, lo que ayuda a muchos a defender una postura sólo de cara a la galería, el aún futuro incierto de muchos cargos de la Junta de Andalucía y las necesidades económicas que atraviesan los ayuntamientos son factores que juegan a favor de la también consejera. Una tutela que denuncian los críticos, que venden su propuesta también entre los munícipes. Pocos están dispuestos a enfrentarse a ella, al poder, en público. Quien lo haga quedará condenado a cuatro años de ostracismo y no hay muchos que quieran o puedan hacerlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios