"El expediente de la Trinidad fue una chapuza"

  • Expertos en patrimonio industrial y archivos denuncian los defectos de la declaración BIC de la fábrica

Comentarios 2

Expertos en patrimonio industrial y archivos criticaron ayer duramente los "defectos" del expediente mediante el cual la Junta de Andalucía declaró a la antigua fábrica de vidrio La Trinidad como Bien de Interés Etnológico. "Fue una auténtica chapuza", comentan tanto la especialista en archivos históricos Marina Sanz Carlos como el profesor de la Escuela de Arquitectura y vicepresidente del Comité Internacional de Patrimonio Industrial, Julián Sobrino. Según éstos, el expediente está "plagado de inexactitudes" y "sólo tuvo en cuenta los valores arquitectónicos, algo totalmente impensable en una declaración de Bien Etnológico". Sólo así se puede comprender, según Sobrino y Sanz, el que se haya protegido sólo la nave principal de la fábrica y la gran chimenea de ladrillo tan característica de la segunda industrialización (que, por cierto, presenta muy mal aspecto) y que, sin embargo, se condenen al derribo para la construcción de viviendas de nueva planta al resto de las naves e infraestructuras, entre ellas las diseñadas por José Luis Rodríguez Casso, fundador de la fábrica en 1902.

Como prueba principal de esta "chapuza" esgrimieron la situación de abandono en la que se encuentran tanto parte del archivo histórico como un gran número de herramientas y máquinas. Durante una visita que organizaron ayer el grupo de especialistas y vecinos que están luchando por la conservación integral del conjunto mostraron a los periodistas presentes numerosos instrumentos debidamente clasificados con una etiqueta, pero abandonados a su suerte, como pudo comprobar sobre el terreno este periódico. Según el líder vecinal Basilio Moreno estas etiquetas fueron puestas por los técnicos de Cultura cuando inventariaron el conjunto para su declaración BIC. "Dijeron que lo habían guardado todo, pero lo cierto es que han dejado muchas herramientas abandonadas y están siendo pasto del expolio y el deterioro", comentó Moreno. La Delegación de Cultura, por su parte, defiende el "excelente" trabajo realizado por sus técnicas durante el proceso.

Tanto los especialistas como los vecinos ya han decidido volver a denunciar ante la Fiscalía de Medio Ambiente y Patrimonio tanto a la Consejería de Cultura como al Ayuntamiento de Sevilla por el abandono del complejo. Asimismo, notificarán oficialmente a Cultura en los próximos días el descubrimiento de los documentos abandonados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios