El gobierno demora cuatro meses más la ampliación del Metrocentro

  • La licitación del proyecto se retrasará a finales de año debido al análisis de las alegaciones presentadas pese a que el Consistorio la anunció para "junio o julio"

Comentarios 10

El proyecto de ampliación del tranvía sufrirá un nuevo retraso debido al estudio de las alegaciones presentadas contra el trazado que unirá el Prado de San Sebastián con la estación de Santa Justa, después de que ayer finalizara el plazo para interponer objeciones a las obras. El vicepresidente de Tussam, Guillermo Gutiérrez, aseguró ayer que el análisis de los escritos se prolongará "entre tres y cuatro meses" y recalcó que "no supondrá un retraso del proyecto porque ya estaba previsto".

A pesar de sus declaraciones, este período de "entre tres y cuatro meses" supone en realidad rebasar el último plazo aportado el pasado mes de marzo por el edil de Urbanismo, Emilio Carrillo, que avanzó que la licitación del proyecto se realizaría en junio o julio para iniciar las obras a finales de año. Los vaticinios de Carrillo a la hora de marcar el inicio de las obras no han sido tenidos en cuenta por el área de Movilidad, designado por el alcalde responsable de la actuación. A día de hoy, nada se sabe del convenio financiero que el Ayuntamiento iba a suscribir el pasado mayo con la Junta de Andalucía para sufragar conjuntamente el coste de los trabajos.

La ampliación del tranvía supondrá un trabajo extra para los técnicos municipales, que se han encontrado con más de 300 alegaciones. "Se ha cubierto lo que me parece más importante, que es la participación de la ciudadanía en las decisiones del Ayuntamiento", aseguró el vicepresidente de Tussam, que afirmó estar "muy contento por el número de alegaciones presentadas" ya que el objetivo del gobierno era "crear un debate público de estética, ética y movilidad". "La mayor satisfacción es la gran aportación que se ha producido con distintas ideas, desde el no de unas hasta las modificaciones de otras", manifestó Gutiérrez.

El baile de plazos no es nuevo en esta obra, que fue presentada el pasado 24 de enero por Manuel Marchena en su primera rueda de prensa como presidente de la AIE. Entonces, indicó que la llegada del tranvía al apeadero de San Bernardo sería realidad en 2008. Tan sólo un día después, Emilio Carrillo echó un jarro de agua a las expectativas municipales aplazando hasta 2010 el fin de los trabajos. Dos meses más tarde fue el propio Carrillo el que se enmendó a sí mismo, añadiendo otros 12 millones de euros a los 59 millones presupuestados inicialmente debido a que los cálculos iniciales no habían computado el túnel para el tráfico rodado en la intersección entre Diego Martínez Barrio y San Francisco Javier.

En cualquier caso, la parada en seco de la ampliación del tranvía durante el verano no sólo obedece al estudio de las alegaciones presentadas. También acusa la crisis interna del PSOE ante el congreso provincial y los diferentes criterios de las delegaciones implicadas y, sobre todo, el pulso de IU, que ahora aboga por cambiar el itinerario a Santa Justa y hacerlo por la Buhaira en lugar de por Luis de Morales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios