Un indigente muere en la Encarnación tras sufrir una intoxicación etílica

  • El propio transeunte se sintió enfermo y se lo advirtió a unos operarios de Lipasam

Un indigente de 52 años de edad e identificado con las iniciales de M.S. falleció a primera hora del día 31 en las inmediaciones de la Plaza de la Encarnación, después de que pidiera ayuda a unos empleados de la empresa pública de limpieza de Sevilla (Lipasam) y les advirtiera que estaba sufrien do una intoxicación etílica. Los servicios sanitarios que le atendieron poco después no lograron que se recuperara.

Testigos presenciales informaron a Europa Press de que a primera hora de la mañana del último día del año un equipo de operarios de Lipasam se percató de que a las puertas de la sede del BBVA de la Plaza de la Encarnación yacía un hombre. Éste les pidió ayuda porque sufría una intoxicación etílica. La propia víctima utilizó el término de "coma etílico" al referirse a su situación.

Los operarios de Lipasam, según el relato de un testigo, ayudaron al indigente a reincorporarse y comprobaron que el sujeto mantenía la verticalidad por sí mismo, por lo que continuaron con su servicio de limpieza.

Pero, en torno a las 8.45, este hombre fue descubierto de nuevo en el suelo y pocos minutos más tarde era atendido por un equipo de la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES) 061, cuyos facultativos sólo pudieron certificar su fallecimiento por causas no violentas, extremo refrendado posteriormente a Europa Press por fuentes de la Policía Nacional.

Su cadáver fue cubierto mientras que, ante las citadas instalaciones de BBVA, comenzaba a congregarse un nutrido grupo de viandantes que se interesaban por lo sucedido.

Unos minutos más tarde, los mismos operarios de Lipasam que antes habían prestado ayuda al indigente se personaban en la escena, teniendo conocimiento de su muerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios