El juego en Sevilla deja de mover más de 200 millones en un lustro

  • El volumen de negocio se ha reducido un 36% desde 2008 debido a la crisis y a la fuerte competencia de las apuestas en internet. Las tragaperras siguen siendo el pilar del sector.

No todo tópico es cierto. La crisis se está encargando de desmontar ciertas verdades huecas que se habían mantenido durante años. La mala coyuntura económica, pese a lo que muchos puedan creer, no incentiva el juego. Cuando el bolsillo merma y la despensa se queda vacía son muy pocos los sevillanos que acuden al bingo, a las salas de juego o a las máquinas tragaperras en busca de que la diosa fortuna les devuelva ese buen pellizco de euros que no le otorga ni el empleo (cuando lo había) ni el salario.

Los últimos datos de la Consejería de Hacienda y Administración Pública desvelan que no corren buenos tiempos para este tipo de negocios. De este modo, 2013 se cerró como el peor año de la última década en cuanto al volumen de dinero que se movió en juegos -sin contar las apuestas del Estado- dentro de la provincia de Sevilla. En total, fueron 377,36 millones de euros. Si esta cantidad se compara con la más alta de la serie (que arranca en 2004), la diferencia supera los 200 millones.

Fue en 2008 cuando dicho sector alcanzó en la provincia la cifra más disparada. Aquel año se movieron casi 592 millones de euros. Aunque se trataba del primer ejercicio afectado por la crisis, el volumen de negocio no se resintió y todo hacía pensar -valiéndose del tópico antes citado- que la coyuntura económica propiaciaría en años venideros un crecimiento. La alegría duró poco. A partir de 2009 las cifras empezaron a menguar, aunque es cierto que hasta 2011 -quizá el año más crítico desde que se inició la crisis- no se produjo un descenso considerable.

Hace dos años el juego dejó de mover en Sevilla casi 50 millones, una pérdida similar a la de 2012. En 2013 la bajada anual ha rozado ya los 60 millones, hasta llegar a un volumen de negocio por debajo de los 400 millones, el umbral del que nunca se había descendido desde 2004. Por tanto, los 377,36 millones constituyen una cantidad -por desgracia- histórica que ha encendido la luz de alarma en un sector que tiene varios frentes abiertos: la crisis y la dura competencia del juego en internet.

Porcentualmente, si el volumen de negocio de 2013 se compara con el conseguido en 2008, se trata de una reducción que supera el 36%, tres puntos por encima del descenso registrado a nivel autonómico. El juego movió en toda Andalucía durante 2008 más de 2.650 millones de euros, cifra que un lustro después se ha visto reducida en 1.754 millones.

En las tres categorías de juego analizadas por la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas se observa este descenso, en algunos más acusado que en otros. Así, en el caso del único casino que existe en Sevilla (el del Aljarafe) el mejor volumen de negocio se alcanzó en 2008 con 73 millones de euros, una cantidad que años después no supone ni una tercera parte tras haberse reducido durante este periodo a 22,11 millones. O lo que es lo mismo, una merma cercana al 70%.

En el caso de los bingos en la provincia de Sevilla ocurre un dato muy curioso. El número de salas se ha mantenido inalterado estos años (ahora hay nueve, una más que en 2008), sin embargo, el dinero que se ha movido en ellas se ha reducido hasta casi la mitad, al pasar de 96,27 millones a los 44,5. No obstante, este tipo de negocios -dentro de la serie analizada- alcanzaron su mayor apogeo a mediados de la pasada década. En 2005 se llegó a los 113,20 millones. La bajada en las cifras del negocio no parece ser un acicate para cerrarlos, aunque a menor ingresos, mayor reducción de plantilla, la otra cara de los cambios.

Por último, se encuentran las máquinas tragaperras, el verdadero sostén del juego en Sevilla. En este ámbito también se ha producido una disminución -del 33%- en el número de máquinas desde 2008, porcentaje ligeramente superior a la pérdida de volumen de negocio, que ha sido del 26,4% al pasar de mover 422,5 millones en 2008 a 310,777 el año pasado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios