Las lluvias causan estragos en centros educativos de la provincia

  • Tres colegios y un conservatorio han sufrido incidentes, aunque no hay daños personales. El temporal abre un debate en torno a la seguridad en los centros.

Comentarios 8

El temporal de lluvia que azota Sevilla está pasando factura a algunos centros educativos, tanto de la capital como de la provincia. Filtraciones, desprendimientos, reubicaciones y desalojos centran la actualidad de colegios de Camas, Huévar o Tablada, incluso de un conservatorio de música en la Macarena. Afortunadamente, los sucesos se cuentan como incidentes y no como tragedias, pero las lluvias han sacado a la palestra un debate -que debiera ser profundo- acerca del estado de muchas aulas y centros de formación.

En Camas, el Centro de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Raimundo Lulio, ubicado en el casco histórico y uno de los más viejos de la localidad, estará cerrado un mes y medio tras sufrir filtraciones de agua debido a su mal estado. Las precipitaciones han agravado un problema ya existente, consecuencia de su antigüedad. En este plazo aproximado se completarán las obras de conservación a las que estaba siendo sometido; una clausura temporal sujeta a las condiciones meteorológicas.

Según el alcalde, Rafael Recio, se trata de un desalojo obligado, ya que "el agua cae laminada por las paredes, los suelos están resbaladizos y las aulas están súper húmedas". El estado del colegio es tan preocupante que ya se piensa en la construcción de uno nuevo que sustituya al Raimundo Lulio, aunque el primer asunto tratado es la reubicación de los alumnos en centros próximos.

Algo similar ha ocurrido en Huévar del Aljarafe, donde no un centro pero sí una de sus aulas ha sido cerrada debido a las lluvias. Concretamente, un aula del CEIP Posadas Carvajal que acogía clases de ESO, que también se ha visto afectada por las filtraciones de agua. Los dieciocho alumnos de esta sala ya han recibido clases en la biblioteca municipal. Mientras, el AMPA se pregunta dónde quedan sus advertencias, ya que el problema viene de bastantes años atrás.

Peor han ido las cosas en Tablada, donde se ha hundido el techo de un aula del CEIP Vara de Rey. El aula estaba vacía en el momento del derrumbamiento y no se han sufrido daños personales, aunque la oposición ha aprovechado para pedir explicaciones al Consistorio. Y eso que el aula en cuestión era una de las mejor consideradas, pero la situación del colegio es peligrosa y otras aulas también sufren goteras como consecuencia del temporal. En este caso, el ritmo de las clases no se ha alterado ya que los niños han sido reubicados en otros recintos y podrán recibir lecciones con normalidad.

Y también en Sevilla capital, el Conservatorio Elemental de Música Macarena ha tenido que cerrar una nave debido a los desprendimientos ocasionados por la lluvia. Fue el pasado viernes, cuando una viga cayó en una clase mientras ésta se encontraba vacía, por lo que no hay que lamentar daños personales, aunque la reubicación ha situado al centro al límite, y algún otro incidente puede alterar el ritmo normalizado.

El director del centro ha manifestado que una profesora de violoncello está impartiendo clases en su despacho, los más jóvenes han sido ubicados en la sala de espera y los padres, desplazados a un almacén. El centro ha comunicado que no puede garantizar la seguridad, y se esperan medidas antes de plantear un posible realojo.

El Ayuntamiento se ve en el centro de las críticas, al menos la oposición está elevando el tono de éstas. El temporal ha puesto en peligro a muchos maestros y alumnos y, afortunadamente sin víctimas de por medio, también alimenta la polémica en torno a la política de seguridad en los centros educativos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios