El final de las obras de la Alameda, pendiente de fuentes y pérgolas

  • El plan del Ayuntamiento pasa por tener los trabajos completamente terminados a finales de este mes de junio, una vez consensuado el número de veladores

Comentarios 9

El Ayuntamiento de Sevilla confirmó ayer que, según las estimaciones manejadas actualmente por la Corporación, las obras de la remozada Alameda de Hércules finalizarán plenamente en el transcurso de este mes, para quedar a plena disposición de la ciudadanía antes del mes de julio.

Así lo indicaron a Europa Press fuentes municipales, que señalaron que el último paso urbanístico que queda por definir es la colocación de las fuentes y las pérgolas, actualmente en proceso de montaje y que concluirían a lo largo del presente mes de junio.

De cumplirse los plazos previstos por el Consistorio, este enclave del distrito Casco Antiguo de la capital andaluza estaría listo dentro del último plazo ofrecido por la administración local, cuando el concejal delegado de distrito, Francisco Manuel Silva (IU), estableció la finalización de los trabajos en el primer semestre de 2008.

La Comisión Ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo de Sevilla aprobó recientemente el número y ubicación de veladores en la Alameda de Hércules, cuyo coste será cofinanciado al 50% por el Consorcio de Turismo, tras mantener el vicegerente de Urbanismo, Gabriel Báez, una serie de reuniones con todos los comerciantes de la zona y con la asociación de comerciantes de la misma.

Se trata de un modelo con silla y parasol diseñados en la Gerencia de Urbanismo; respecto al número de veladores, se flexibilizó la primera propuesta y se instalarán según los metros lineales de fachada, con un máximo de 12, delimitándose asimismo las zonas donde estarán ubicados esos veladores con un criterio general que es que estén ubicados en zonas donde no se interrumpa el libre circular de los peatones, y cercanos a los bares.

Urbanismo y los hosteleros de la Alameda ya acordaron un convenio para justificar por escrito la ubicación de los veladores en sus lugares actuales hasta que no se dispusiera de manera definitiva la localización de éstos, según indicó el secretario y portavoz de la Asociación Empresarial de Bares y Restaurantes de la Alameda (Asebra), José Manuel Palomino.

Estos días se ha incrementado la presencia de operarios en la Alameda, que ha visto sucederse diversos plazos para el final de las obras. El primero que se manejaba fue la primavera del año pasado, coincidiendo con las elecciones municipales (27 de mayo de 2007), pero otras prioridades (fundamentalmente la peatonalización de la Avenida y el Metrocentro) propiciaron los retrasos.

El director del distrito Casco Antiguo, Luciniano Rodríguez, informó de que los nuevos bancos de la Alameda no se instalarían hasta que la obra no estuviera concluida. La llegada de los primeros bancos es señal de que el final de los trabajos está próximo.

Una parte de la Alameda es escenario de una botellona oficiosa, en las confluencias con Belén y Peris Mencheta. El Ayuntamiento tendrá que solucionar las deposiciones caninas, que jalonan la base de los árboles, y los restos de botellas de la movida y de los conciertos, que constituyen un peligro para los niños que han recuperado este espacio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios