El polígono industrial de la Feria

  • Carpinteros, electricistas o soldadores se afanan por dejarlo todo preparado para el sábado

La última semana de montaje de la Feria convierte al Real en un polígono industrial improvisado. Maquinaria de todo tipo y distintos profesionales de la construcción trabajan a destajo para que todo esté preparado en la noche del 14 de abril, cuando se celebre la tradicional cena del pescaíto y a medianoche se alumbre la Feria desde la portada.

El ruido de sierras mecánicas o martillos es la banda sonora del recinto ferial en estos días, la cual será sustituida por las sevillanas a partir del próximo fin de semana. La arquitectura efímera que convierte un descampado en un evento con más de mil casetas requiere de la integración y convivencia de trabajadores privados y públicos en el compacto espacio que ocupa el Real. Pasos de cebra recién pintados y pruebas diurnas de la iluminación de la portada contrastan con el montaje de bares y escenarios dentro de las casetas.

Así estaba la portada a mediados de marzo. Así estaba la portada a mediados de marzo.

Así estaba la portada a mediados de marzo. / M. G.

Esta operación, que se inició el 2 de enero con la colocación del primer tubo de la portada, se producirá de forma inversa cuando los fuegos artificiales del sábado 21 de abril finalicen y sea el momento de desmontar y guardar estas coloridas casas portátiles hasta la próxima primavera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios