Las placas que prohíben aparcar en los vados de Sevilla carecen de validez legal

  • Policías se niegan ya a retirar coches estacionados en puertas de garajes · El Ayuntamiento de la capital no ha adaptado las señales tras la reforma estatal de 2005 · El vacío legal podría anular todas las multas impuestas

Comentarios 44

El Ayuntamiento de Sevilla no ha adaptado las placas de prohibido aparcar en los vados a la normativa estatal que regula este tipo de señales. La Dirección General de Tráfico reformó el Código de Circulación en el año 2005 para incluir una placa estándar que sirviera para todos los municipios de España, puesto que antes cada ayuntamiento disponía de su señal de vado permanente distinta.

Sin embargo, el Ayuntamiento sevillano no se ha adaptado a este proceso de homogeneización de señales y todavía no ha sustituido las placas antiguas de vado permanente, que han quedado ya sin validez legal. La Policía Local envió hace cuatro años un informe al área de Tráfico y Transportes de la delegación municipal de Movilidad alertando de la necesidad de colocar las nuevas señales en los vados. Pese a ello, los responsables de Movilidad del Ayuntamiento hispalense han hecho oídos sordos a las recomendaciones de la Policía hasta el punto de que, cinco años después del cambio legal, en la capital andaluza no hay una sola placa de vado permanente que se adapte a la normativa.

Esta situación ha llevado a los agentes de la Policía Local a negarse a retirar los vehículos estacionados en las puertas de los garajes. Fuentes policiales consultadas por este periódico aseguran que los agentes han decidido no ordenar la retirada de los coches porque ellos mismos podrían ser denunciados por los propietarios de estos vehículos. Al carecer la placa de validez jurídica, la retirada del coche también sería ilegal.

Así, los policías actúan de la siguiente manera: cuando reciben una llamada de un ciudadano avisando de que no puede salir de su garaje porque un coche está estacionado en la puerta, una dotación de la Policía Local acude al lugar indicado y explica a la persona que les ha llamado que no pueden retirar el coche mal aparcado porque la señal que está colocada en su puerta no es legal.

De hecho, en Sevilla hay varias señales diferentes de vado permanente. Hay algunas que incluso indican un artículo del Código de Circulación que ni siquiera existe con las últimas reformas que ha sufrido este texto. También hay otras que ni siquiera son emitidas por el Ayuntamiento de la capital, sino que han sido fabricadas de manera casera por el propietario del garaje en cuestión que escribe en la pared la inscripción: "No aparcar, llamo grúa". O bien, han sido compradas en establecimientos especializados que ofrecen placas sin homologar que algunos propietarios de garajes colocan para evitar desembolsar el dinero de las tasas municipales y con la esperanza de que, al menos la mayoría de conductores, pasen de largo cuando la ven y eviten estacionar ante sus inmuebles.

Como no existe ninguna ordenanza ni texto jurídico que regule estas señales, y como el Ayuntamiento no se adapta a la normativa estatal, todas las placas colocadas en las puertas de los garajes en Sevilla incumplen la legislación. Esto significa que cualquier conductor cuyo coche sea retirado tras estacionar un vehículo en la puerta de un garaje puede emprender las acciones legales que crea oportunas contra el Ayuntamiento y contra los agentes de la Policía Local que han llevado a cabo esa retirada. De ahí que ya sean ya varios los agentes que se nieguen a ordenar a la grúa que se lleve estos vehículos.

Este vacío legal, similar al denunciado por este periódico hace unos meses en las señales de estacionamiento prohibido en zonas reservadas para la carga y descarga, también podría suponer una anulación masiva de las multas interpuestas en los últimos cinco años por estacionar en vados permanentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios