La propiedad del 'Nueva Galería' no reiniciará la obra el 14 de abril por "buena voluntad"

  • La limpieza y desescombro, la desratización del lugar, la retirada del cartel publicitario y la contratación de seguridad privada son pasos ya llevados a cabo por la promotora de los suelos.

La propiedad del centro comercial 'Nueva Galería', en la Plaza de los Luceros de la barriada sevillana de Parque Alcosa y cuyos vecinos están afectados por la cercanía de fachadas con este inmueble, anunció hoy su renuncia, por el momento, a retomar las obras el 14 de abril, tras la Feria de Sevilla, dada la teórica inminencia de reuniones para proseguir la negociación con "niveles más altos" del Ayuntamiento.

El dueño de los terrenos, Pedro Cánovas, indicó a Europa Press que, pese a que la negociación no llegó a retomarse tras el anuncio de retomar los trabajos el Lunes de Resaca y el derribo de los trasteros, paso tomado para adaptar el proyecto a la licencia concedida, se han tomado una serie de medidas "que redundan en la tranquilidad de los vecinos, del Ayuntamiento y de nosotros mismos".

Así, la limpieza y desescombro, la desratización del lugar, la retirada del cartel publicitario y la contratación de seguridad privada "para que vigilen por la noche y eviten problemas de vandalismo o inseguridad" son pasos ya llevados a cabo por la promotora de los suelos.

Por ello, Cánovas señaló que las esperanzas de que la negociación llegue a buen puerto están puestas en que la citada reunión se produzca antes del día 14, fecha en la que, si no se llegaba a un acuerdo con Urbanismo, estaba previsto continuar los trabajos en el centro comercial, parcialmente construido.

De otro lado, los vecinos afectados obtuvieron como una de las principales conclusiones de su última reunión con el concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, Emilio Carrillo (PSOE), el compromiso de uso de los aparcamientos para equipamientos compatibles con un centro de adultos.

Según expuso a Europa Press el portavoz de los afectados, Francisco Zaíno, ésta sigue siendo la principal reivindicación de los vecinos, en tanto este equipamiento daría "opciones para muchas cosas" que los residentes solicitan, como usos culturales, talleres o salas de bailes, "sin tener que descartar la biblioteca o el cibercentro que también quieren montar en el lugar".

La Gerencia de Urbanismo incluyó en el acta por escrito firmado con los vecinos el compromiso de demoler el edificio --está por consensuarse si de forma total o parcial-- en los meses de junio o julio, aproximadamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios