La recogida selectiva de basura aumentó un 45% en 4 años

  • El reciclaje de papel, vidrio y envases alcanzó el pasado año las 26.358 toneladas y supone ya el 7,7% del total de basuras, que creció un 8,6% en el mismo periodo

Uno de los parámetros que se suelen utilizar para medir la sostenibilidad de una ciudad presenta buenos números en la ciudad de Sevilla. La recogida selectiva de residuos ha mantenido en los últimos años una importante velocidad de crecimiento, aunque este tipo de residuos aún representa un porcentaje muy pequeño respecto al total de los que se generan en la ciudad. Precisamente, otro de los parámetros que se utilizan para medir esta sostenibilidad que, en este caso, no sale especialmente bien parado.

En el caso de la recogida selectiva, la empresa municipal de limpieza (Lipasam) recogió con este sistema -a través de contenedores de vidrio, papel/cartón y envases- en 2006 un total de 26.358 toneladas de residuos, lo que supone un aumento del 45,8 por ciento respecto a la cantidad que se recogió en 2003, que ascendió a 18.070 toneladas. El incremento constante de este parámetro resulta mucho más rápido que el de los residuos en general, que aumentaron en el mismo periodo un 8,6 por ciento, desde las 313.276 toneladas de 2003 a las 340.271 del año pasado.

De esta forma, el porcentaje que supone ya este tipo de basura seleccionada del resto frente al total ha ido aumentado poco a poco en estos cuatro años. En el año 2006, la recogida selectiva representaba el 7,7 por ciento del total de residuos recogidos por Lipasam, dos puntos por encima del 5,7 por ciento que representaba cuatro años antes.

Esta subida de los volúmenes totales de vidrio, papel y envases recogidos en los últimos cuatro años se ha visto acompañada también por un crecimiento similar del número de contenedores destinados a estos materiales, lo que desde Lipasam interpretan como una "respuesta a los criterios de sostenibilidad adoptados por el Ayuntamiento de Sevilla". Actualmente existen en las calles de la ciudad un total de 8.861 contenedores de los tres tipos, uno por cada 79 habitantes, apenas 200 más que hace cuatro años. La mayoría de estos contenedores están destinados a los envases, 5.602 en total, a pesar de que este tipo de material es uno es que el menos se recicla. Los recipientes para papel también han aumentado en el mismo número que los de envases, aunque su número total es mucho menor. En Sevilla existen 1.708 contenedores de papel, uno por cada 412 habitantes, mientras que los contenedores de vidrio, los más escasos, ascienden a 1.551, uno por cada 454 habitantes.

Por el momento, el papel es con gran diferencia el material que más reciclan los sevillanos. Durante el pasado ejercicio, Lipasam obtuvo 14.738 toneladas de papel, lo que supone un crecimiento del 77 por ciento respecto de las 8.326 toneladas que se recogieron en el año 2003. A mucha distancia se sitúan el vidrio, del que se recogieron 6.045 toneladas, un 17,9 por ciento más que las 5.126 toneladas de hace cuatro años; y los envases, con 5,575 toneladas y un incremento del 20,7 por ciento respecto de la cifra de 2003.

Según Lipasam, el gesto de separar los diferentes tipos de residuos del hogar tiene grandes beneficios medioambientales: una tonelada de papel reciclado evita la tala de entre 15 y 20 árboles, por lo que cantidad reciclada en Sevilla en 2006 supone la salvación para 530 hectáreas de bosque, que pueden absorber hasta 60.000 toneladas de CO2 al año. Por su parte, las 6.045 toneladas de vidrio reciclado en Sevilla evitaron la emisión de 2.443 toneldas de CO2, además de un importante ahorro de agua y energía.

14.738

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios