Sevilla

Los sindicatos de Tussam amenazan de nuevo con romper las negociaciones

  • La dirección se niega a retirar denuncias y dejar impunes los destrozos causados por trabajadores, como exige el comité

Comentarios 7

El comité de empresa de Tussam abandonó ayer temporalmente la mesa de negociación en la que se sienta con la dirección de la empresa al negarse su vicepresidente, Guillermo Gutiérrez, a renunciar a las medidas judiciales y a cerrar los expedientes informativos abiertos contra los trabajadores acusados de causar daños en varios autobuses. Los sindicatos advirtieron que se trata de un "tema gordo" que se debe resolver, mientras que Gutiérrez insiste que no habrá "impunidad" para los encausados. Si no hay acuerdo, la huelga de autobuses podría convocarse para la Feria de Abril.

El presidente del comité de empresa, Antonio Núñez, de la Asociación Sindical de Conductores, dijo a Europa Press que los sindicatos dan por "rotas" las negociaciones, ya que la dirección no da su brazo a torcer en "los temas gordos", como el destino de los ocho trabajadores expedientados por actos vandálicos, la subcontratación de servicios en el sistema tranviario y la creación de una cláusula que obligue a la empresa a readmitir a todos los empleados cuyos despidos o resoluciones de contrato sean declaradas improcedentes por un juzgado.

Gutiérrez, de su lado, aseguró que entre las partes existe "más o menos cercanía" en todos los aspectos de la negociación, salvo en el caso de los ocho trabajadores expedientados. El vicepresidente de Tussam advirtió que los sindicatos reclaman la "absoluta impunidad" de los responsables de los actos vandálicos, un extremo que "no vamos a permitir". En ese sentido, garantizó que la empresa mantendrá los expedientes disciplinarios y las reclamaciones ante el juzgado en cuanto a la indemnización por los daños.

Dado el caso, Antonio Núñez consideró que las negociaciones están "rotas". Incluso descartó asistir a la reunión fijada para mañana ante lo "alejado" de las posturas de cada una de las partes. El vicepresidente de Tussam aseguró que la dirección sí acudirá a la próxima cita y opinó que el caso de los trabajadores expedientados, conocidos como los "rompelunas" por los hechos que se les atribuyen, debe ser "lo último en negociar", aunque quiso dejar claro que los aludidos "no se irán de rositas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios