La víctima del accidente de Tablada también dio positivo en la tasa de alcohol

  • Los análisis confirman que el conductor tenía 0,74 gramos de alcohol por litro, una tasa que no alcanza la figura del delito pero supera el límite permitido.

Comentarios 5

El joven Ángel Antonio Marrero Jiménez, que falleció junto a su novia el pasado 30 de octubre al ser embestido por el vehículo de otro joven que cuadruplicaba la tasa de alcoholemia permitida, también dio positivo al alcohol según han confirmado los análisis del Instituto Nacional de Toxicología, que han puesto de manifiesto que arrojó 0,74 gramos por litro, una tasa que no alcanza la figura del delito -que se produce cuando se supera 1,2 gramos- pero sí superaba el nivel autorizado, que es de 0,50 gramos por litro en sangre.

Fuentes del caso han explicado que no consideran que esta alcoholemia de la víctima pueda influir el resultado de la investigación, en cuanto a que se pudiera estimar que en el siniestro se produjo una concurrencia de culpa por parte de los dos conductores, dado que el Peugeot 206 que conducía el dominicano Ángel Antonio Marrero Jiménez circulaba correctamente, con su semáforo en verde, cuando fue embestido por el Volkswagen Golf que conducía Javier S. R., que arrojó una tasa de alcoholemia de 2,11, cuatro veces más de la permitida, y quien según los testigos circulaba a más de 100 kilómetros por hora y se saltó dos semáforos en rojo.

El juzgado de Instrucción número 18 de Sevilla, que investiga el accidente, ha tomado hoy declaración a otros dos policías locales que participaron en la custodia en el hospital de Javier S. R. y que han coincidido en afirmar que el joven tenía los "ojos vidriosos y un fuerte aliento a alcohol". Los agentes indicaron que estuvieron cuatro horas custodiando al joven y que en ese tiempo se despertó de vez en cuando. En una de esas ocasiones, según el testimonio de uno de los policías, el conductor les dijo que venía de la discoteca y se había tomado "varias copas", aunque en otras ocasiones se mostró incoherente, al decir una vez que venía de Coria del Río y otra que lo hacía desde Sevilla.

También ha comparecido hoy en el juzgado una tía de Javier S. R., que figura como propietaria del vehículo implicado en el accidente, que ha reconocido que el vehículo estaba a su nombre, si bien el coche era en realidad de su sobrino. La mujer explicó que compró el coche hace varios años pero que a los cuatro meses de adquirirlo se lo vendió a Javier S. R. y aunque no hicieron los trámites formales para la transmisión de la propiedad del Volkswagen Golf, desde ese momento su sobrino atendió los pagos de las letras en una cuenta bancaria suya y del seguro del vehículo.

Al juzgado acudieron esta mañana los padres de Javier S. R., quienes se reunieron unos minutos con el abogado Manuel Parrilla, que representa a las familias de las dos víctimas -Ángel Antonio Marrero Jiménez y su novia Rosa María Real Calero-, para que haga llegar a los familiares las "sinceras condolencias" por la pérdida de estas dos personas, según han explicado las mismas fuentes.

El juez tomará mañana declaración a otros dos policías que intervinieron en la realización del atestado y analizaron cómo se produjo el accidente del pasado 30 de octubre en la avenida de Juan Pablo II de Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios