El derbi sevillano

Búsqueda urgente de dinamismo

  • Montella dejó su seña de identidad en la primera parte de Cádiz, con fútbol al toque y verticalidad

  • La defensa, más arriba, debe ajustarse

Búsqueda urgente de dinamismo Búsqueda urgente de dinamismo

Búsqueda urgente de dinamismo

Con apenas media docena de entrenamientos y un partido de competición, Vincenzo Montella está buscando el necesario giro en un Sevilla que se había atascado en un fútbol de posesión inocuo y frágil. El sustituto de Eduardo Berizzo llegó por representar una filosofía parecida en cuanto a su cariz ofensivo, pero con unas formas muy distintas. Bajo un patrón genérico de 4-3-3 similar, el italiano es más versátil y también ha usado otros dibujos, como el de tres centrales, pero no ha tenido tiempo para tanto. Además, su base es la de cuatro defensas y en Cádiz el esquema fue un 4-4-2 con Pizarro y N'Zonzi, recuperado para la causa, en un doble pivote, y Banega junto a Muriel, con libertad.

La ausencia de Pizarro por sanción abre una incógnita hoy sobre la conformación y el dibujo a usar ante un rival que exigirá mucho más que el Cádiz, por lo que significa un derbi y la motivación con la que llega el Betis. Pero la evidencia que quedó plasmada, sobre todo en la primera parte de la ida copera en el Ramón de Carranza, es que el Sevilla echó al baúl de los recuerdos el fútbol de posesiones infinitas con demasiada horizontalidad y poca mordiente.

Montella quiere que el balón circule con mucha rapidez y verticalidad, con combinaciones a uno o dos toques, control y pase o pase de primera. Así desarboló al Cádiz en la primera hora de juego, aunque luego la renta de 0-2 y la inminencia del derbi hicieron que el Sevilla reculara. Y ahí volvió a ponerse de manifiesto el problema de una zaga que sufre ante delanteros rápidos cuando se le buscan las cosquillas a su espalda.

sin balón

La línea defensiva aparece más adelantada y vuelven las marcas zonales. Ya no hay persecuciones hombre a hombre que desordenaban el equipo, que basculó en el Ramón de Carranza bien coordinado en dos líneas de cuatro, con los dos futbolistas más adelantados yendo a la presión o ayudando en el repliegue rápido.

Con el italiano, el equipo apareció mejor dispuesto y esa mejor ocupación zonal provocó que las ayudas fueran más efectivas. Con todo, necesita aún reajustes importantes y es una incógnita cómo solventarán Kjaer y Lenglet tener más espacio atrás y tener que arriesgar a campo abierto.

con balón

La gran y esperada novedad que imprimió Montella al Sevilla en su primera prueba con focos y competición por medio fue el dinamismo de la fase ofensiva. El Sevilla ya no busca asegurar el pase y sus defensas y mediocampisas escupen el balón a la primera nada más recuperarlo, en busca de sorprender a un rival al que se le quiere quitar tiempo de reacción en el repliegue. Con esa premisa, la posesión es menor, tiende a una mayor verticalidad, con los extremos y los laterales atacando los espacios y ofreciendo desmarques a los medios. La triangulación es mucho más aguda, con rápidas combinaciones a uno o dos toques buscando ganar metros. Y la incorporación al remate es sin cortapisas.

lo mejor

El regreso de N'Zonzi y su capacidad de jugar a la primera.

lo peor

La defensa deberá arriesgar más y sigue ofreciendo dudas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios