sevilla | espanyol

Cambios obligados

  • Berizzo asume la sorpresa que generó su once, pero lo justifica por el trascendental partido del martes

Eduardo Berizzo habla con sus jugadores durante una pausa. Eduardo Berizzo habla con sus jugadores durante una pausa.

Eduardo Berizzo habla con sus jugadores durante una pausa. / antonio pizarro

Con sensaciones encontradas. Así terminó la noche para Eduardo Berizzo, consciente de que su equipo no jugó todo lo bien que debiera, pero también, de que la suerte le fue esquiva en varios momentos que podrían haber marcado el sino del partido.

"El punto sabe a poco por las ocasiones que tuvimos. En la segunda parte nos adueñamos del partido y generamos ocasiones, pero la actuación de su portero y los postes fueron protagonistas", resumió el entrenador del Sevilla.

Preguntado por los motivos que lo llevaron a efectuar tantos cambios en su once inicial, Berizzo fue claro: "El partido del martes nos obligaba a dar descanso a gente, y los que repitieron lo hicieron por exigencias, si no tampoco lo habrían hecho". "Quería reservar fuerzas para la vuelta de la Champions, y también hay que tener en cuenta el partido que jugamos el miércoles. De ahí las rotaciones", continuó el argentino.

Sabedor de que su pizarra traería cola, el preparador sevillista se adelantó al rechazo con un toque de humor: "En el pasado me criticaron por no hacer muchos cambios. Ahora sé que me pueden criticar por hacer demasiados".

Mucho más serio respondió a dos preguntas referentes a David Soria y Éver Banega.

En relación al primero, Berizzo adelantó que el portero sufre una luxación en uno de los dedos de la mano. "Al principio parecía más grave de lo que en realidad parece que es, así que esperamos que esté de vuelta en unas dos semanas", explicó.

En cuanto a Banega, el técnico prefirió, fiel a sus costumbre, no pronunciarse sobre la actuación del colegiado: "Siempre respeto las decisiones de los árbitros y nunca hablo de ellos. Tampoco he hablado con el jugador, ni sé lo que pasó. Pero la realidad es que estábamos en nuestro mejor momento de juego".

No entró en más detalles Berizzo, quien tampoco compartió su opinión acerca de lo que pudiera haber dicho Banega para provocar que el árbitro le mostrase la tarjeta roja. "Nunca me molesto con mis jugadores, y si lo hiciera, tampoco lo diría aquí. Prefiero dejar esos temas para conversaciones que sean rivadas", zanjó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios