Pruebas e indicios

  • El equipo se entrenó en una jornada de puertas abiertas a las órdenes del nuevo técnico, Vincenzo Montella, quien dispuso de un novedoso once titular teórico en el partidillo.

Muriel encara a Krohn-Dehli y Geis durante el partididllo. Muriel encara a Krohn-Dehli y Geis durante el partididllo.

Muriel encara a Krohn-Dehli y Geis durante el partididllo.

La primera semana de 2018 no es una semana cualquiera para el Sevilla. En el escaso margen de cuatro días, el equipo sevillista afronta el encuentro de ida de los octavos de final de la Copa del Rey -mañana- y el partido de la máxima rivalidad local ante el Betis -el sábado-. Consciente de la trascendencia de los dos choques, el nuevo entrenador sevillista, Vincenzo Montella, ha dispuesto de entrenamientos intensos el día 31, en doble sesión, y ayer, en una jornada vespertina de puertas abiertas. Ni un instante quiere perder el técnico italiano para conocer a sus hombres y ahormarlos a esa idea de fútbol "proactivo" que señaló durante su presentación en el Ramón Sánchez-Pizjuán.

Unos 8.500 aficionados se plantaron ayer en la ciudad deportiva sevillista para comprobar cómo materializaban Montella y su equipo de preparadores los nuevos planteamientos técnicos. La jornada festiva invitaba, en efecto, a que las familias enteras acudieran en una tarde apacible a las instalaciones de la carretera de Utrera para observar los progresos de sus futbolistas. Y no tardaron mucho tiempo en extraer las primeras conclusiones.

El calentamiento previo y los rutinarios ejercicios de mantenimiento dieron paso al partidillo, el instante más esperado de la jornada para los miles de sevillistas congregados. En él, Montella dispuso de un enfrentamiento entre dos onces de los que caben analizarse ciertas derivadas. Entre ellas, quizás las primeras nuevas del primer ensayo del año, resumidas en tres nombres propios: Jesús Navas, Muriel y N'Zonzi, incluidos los tres en, sobre el papel, la alineación titular.

La presencia del medio centro causó contento entre la hinchada, que minutos antes había dedicado cánticos de ánimo a la plantilla y gritos de bienvenida a Montella. Pero nada como admirar la conducción de N'Zonzi con el balón en los pies. El jugador francés de origen congoleño no ha disputado minuto alguno como sevillista desde el 21 de noviembre. Fue en el encuentro de la fase de grupos de la Liga de Campeones ante el Liverpool, partido en el que N'Zonzi jugó media parte. En la Liga, tres días antes, sí disputó los 90 minutos del choque contral el Celta.

Demasiado tiempo, juzgan demasiados sevillistas, ha sido el que ha estado ausente un centrocampista que no sólo está considerado como un elemento clave en el equilibrio de la medular sevillista, sino que su caché en el mercado, de cara a una futura venta, lo consagra como un activo fundamental para las cuentas del club de Nervión.

De la pelea con Berizzo que lo mantuvo alejado de las convocatarios ha resultado el futbolista como el ganador, en tanto que la marcha del técnico argentino lo proclaman como el posible mejor fichaje del Sevilla para afrontar con garantías y mayor optimismo las tres competiciones en las que está inmerso.

El segundo elemento del entrenamiento vespertino de ayer más comentado entre los aficionados fue la presencia de Muriel en la punta de la delantera en detrimento de Ben Yedder, cuyos cuatro escasos goles anotados en la Liga se antojan un pobre rendimiento en una plantilla que está ofreciendo una debilidad en el capítulo realizador. La cuenta de 20 tantos a favor en 17 jornadas muestra el peor balance ofensivo en las últimas seis temporadas.

N'Zonzi busca a un compañero para pasarle la pelota. N'Zonzi busca a un compañero para pasarle la pelota.

N'Zonzi busca a un compañero para pasarle la pelota.

Aunque no es un problema solamente del especialista en la punta, pues es evidente la escasa aportación goleadora de los volantes y los extremos de la plantilla, Montella probó efectivamente con el delantero colombiano, con quien coincidió en la Sampdoria de la campaña 15-16. A Muriel le ordenó el entrenador realizar maniobras extraordinarias de cara a la portería.

Que Jesús Navas ocupara el puesto de lateral diestro titular fue igualmente celebrado por los presentes en la ciudad deportiva. Ni Mercado ni Corchia, Montella situó en su aparente primer once al jugador de Los Palacios, quien ya había disputado muchos minutos en el City de Guardiola en esa demarcación, con más metros de carrera para embocar el área rival.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios