Un día de todos a una

  • No hay una copa, pero sí mucho prestigio y el Sevilla disputa su tradicional final agosteña necesitado del calor de los suyos

  • El 1-2 ante el Basaksehir es bueno, pero no definitivo

Llega uno de esos días D marcados con letras de tinta indeleble en el calendario anual de las entidades futbolísticas, en este caso del Sevilla Fútbol Club. El conjunto dirigido por Eduardo Berizzo, presidido por José Castro y con Óscar Arias en la dirección deportiva se enfrenta al Istanbul Basaksehir en la vuelta de la eliminatoria de la Liga de Campeones, nada de previa que aquí, como en Estambul hace menos de una semana, ya suena el himno con todos sus avíos. No hay, por tanto, red de protección, es el segundo asalto del cruce y todo se decidirá esta noche en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Y, cierto, los blancos parten con una ligera ventaja gracias a los tantos de Escudero y Ben Yedder en el apartado barrio de Basaksehir, pero que ni un solo sevillista se confíe porque el subcampeón turco demostró que no está integrado precisamente por pataduras por mucho que haya quienes quieran venderlo así.

De hecho, el partido disputado hace sólo seis noches bajo una tromba de agua en la que parecía que no iba a haber un mañana, estuvo muy igualado, tanto que igual que lo ganó el Sevilla con ese taconazo genial de Ben Yedder en las postrimerías también pudo haberlo perdido de haber tenido algo más de acierto Adebayor y compañía. Además, no se olvide en este repaso a los asuntos previos a la cita que el Basaksehir fue capaz de meter tres goles en su visita al Brujas belga en la anterior eliminatoria. También, para ser justos, fue incapaz de evitarlos y de ahí el 3-3 que se produjo.

Esto quiere decir que los turcos tienen un poder ofensivo mucho mayor que lo que hace referencia a su parte de atrás. ¿Cuál es la conclusión de esta primera hipótesis futbolística? Fácil, que el Sevilla tiene que hacerles mucho daño cuando salga a la contra a los adversarios. Está claro que el Basaksehir tendrá que arriesgar esta noche en Nervión, ya que necesita un mínimo de dos goles para tener opciones de meterse en la fase de grupos y ese paso adelante tienen que aprovecharlo hombres rápidos como Jesús Navas, Ben Yedder y Correa, si son los tres elegidos por Berizzo para jugar en las zonas más avanzadas. Es clave, pues, una alta efectividad en esas ocasiones que deben tener para ponerle el cierre cuanto antes al cruce.

Con los tres presumibles atacantes empiezan las especulaciones acerca de los 11 futbolistas que escogerá el entrenador argentino para afrontar esta cita tan trascendental. No será fácil acertar, está claro, pues ya se vio el sábado que a Berizzo no le tiembla el pulso a la hora de meter nueve variaciones donde sólo participan 11, es decir, que es capaz de cambiar de un día para otro a un equipo entero. Pero el rendimiento de las dos primeras citas oficiales sí debería servir para ir cogiendo pistas de lo que puede ser el Sevilla de esta noche. En el caso del Basaksehir no cabe la menor incógnita, de no mediar una sorpresa inesperada serán los mismos que en la ida, como también lo fueron en la cita contra el Brujas.

Pero lo que ocupa en estas páginas en estas horas de realizar las cábalas previas al encuentro tiene mucho más que ver con adentrarse en la mente de Berizzo y tratar de atisbar qué puede hacer el técnico argentino. Es evidente que Sergio Rico sí será el guardameta titular tras los problemas físicos de David Soria. En la defensa deben recuperar su sitio tanto Pareja como Escudero y no está tan claro si volverá Mercado o habrá continuidad para Corchia en esa magnífica sociedad que formó con Jesús Navas. Kjaer o tal vez Lenglet, además de Sarabia, saldrán del equipo. Mucho más claro está el triángulo en la sala de máquinas, pues N'Zonzi estará acompañado por Guido Pizarro y Banega sin ningún género de dudas. Arriba, como ya quedó expresado con anterioridad, Jesús Navas se ha hecho acreedor a ser el titular junto a los reservados Ben Yedder y Correa, que deben ser quienes arranquen como titulares en esta vuelta de Champions.

Ésos son los actores principales encargados de defender el 2-1 con el que arrancará el Sevilla contra el Basaksehir y que incluso deberían incrementarlo cuanto antes para evitar todo tipo de sustos. El primer preocupado con esta cuestión es el propio Eduardo Berizzo, quien ha escuchado hablar tantas veces de la trascendencia de estar en la fase de grupos de la Liga de Campeones que no tuvo ni la menor duda para poner en riesgo el arranque del campeonato liguero ante el Espanyol con una alineación que no fue entendida por la mayoría de los suyos por la debilidad que mostraba en algunas zonas. Pero Berizzo tiene muy claras sus prioridades en este arranque oficial del curso y eligió esa apuesta.

Hasta ahí los factores que tienen que ver con los actores que deben ser los principales. Pero habrá otros elementos esenciales para la disputa del encuentro. Por ejemplo, el fortísimo calor que está azotando a Sevilla y que no tiene nada que ver con la temperatura con la que se disputó la ida en Turquía. Es verdad que en Estambul había mucha humedad y eso también incrementa la fatiga, pero no tiene nada que ver con los 30 grados de Sevilla a la hora de que el escocés William Collum dé el pistoletazo de salida esta noche. Es evidente que en este sentido el Basaksehir se puede ver mucho más afectado, pues tiene muchos jugadores por encima de la treintena de años.

Esto se verá a partir de las nueve menos cuarto, en el horario clásico de Champions que ya la temporada siguiente será alterado, y a esa hora todas las gargantas de los sevillistas tienen que estar prestas y dispuestas para empujar de popa a los suyos. Aquí no hay selfies ni otras modas del fútbol moderno, en Nervión deben ir todos a una para materializar el hito histórico de meter a los suyos por tercer año consecutivo en la fase de grupos de la Liga de Campeones. Siempre fue un objetivo prioritario en el Sevilla de la modernidad y ahora está al alcance de la entidad presidida por José Castro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios