Salud

Andalucía es la comunidad donde más aumentan las denuncias en Sanidad

  • El Hospital Virgen del Rocío de Sevilla es el que más reclamaciones recibe seguido por el el Complejo Hospitalario Carlos Haya de Málaga, según la Asociación Defensor del Paciente

Comentarios 9

Andalucía es la comunidad autónoma en la que más aumentan las reclamaciones de pacientes por el mal funcionamiento de los servicios sanitarios, debido fundamentalmente a las carestías en los servicios de urgencias, según recoge la memoria anual sobre Sanidad del año 2007, presentada por la presidenta de la Asociación Defensor del Paciente, Carmen Flores.

Con un total de 1.507 casos denunciados, los centros del Sistema Andaluz de Salud (SAS) que han acaparado más denuncias son el Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, el Complejo Hospitalario Carlos Haya de Málaga, el Virgen de la Macarena de Sevilla, el Hospital Universitario Puerta del Mar de Cádiz y el Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba. Mientras que por servicios, además de las Urgencias, la ginecología y obstetricia, traumatología, cirugía general y oncología son los que más quejas reciben de los usuarios.

"Las urgencias en Andalucía acaparan el grueso de las denuncia por mal funcionamiento", según señala la memoria del Defensor del Paciente, que califica de "mal endémico" a las mismas y que mantiene que "aunque parezca increíble, Médicos Internos Residentes recién llegados a los hospitales, que llevan una semana estudiando la especialidad, están atendiendo a pacientes en las urgencias ante el déficit de plantillas".

En concreto, denuncia que en ocasiones, las urgencias del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla han sido atendidas los fines de semana por sólo tres médicos para una media de 250 pacientes en traumatología, "medios humanos sólo equiparables al que cualquier población subdesarrollada", considera. Se trata, para la asociación, de una consecuencia "de la mala gestión del servicio y de las pésimas condiciones laborales a las que están sometidos los profesionales de la medicina".

La memoria de este año del Defensor del Paciente también califica de "caóticas" las situaciones producidas en Urgencias del Hospital Reina Sofía de Córdoba, con más de 15 horas de espera, y en el Hospital de Jerez, "con innumerables jornadas de paro por parte de sus profesionales que convierten la situación en insostenible". 

El documento de la asociación también recoge el caso de los cuatro médicos del Virgen del Rocío que fueron suspendidos de empleo y sueldo por opinar en un programa de televisión, bajo cámara oculta, de la "deficiente" atención en Urgencias. "No se entiende la postura adoptada por el SAS a la hora de expedientar y despedir a unos facultativos por ejercer la libertad de expresión y luego no actuar de igual forma a facultativos que han obrado de manera negligente", señala.

En este sentido, se pregunta por qué el SAS no expedientó a los médicos que trataron a varios pacientes que murieron en las Urgencias del mismo hospital, como la joven de 18 años que, tras acudir al hospital y serle diagnosticado gases, no fue sometida en tres meses a "una sola ecografía o prueba", a la embarazada que falleció en julio junto a su bebé después de que pasase 48 horas sin médico, o al bebé que, en este caso en el Reina Sofía, murió al nacer porque estaban estropeados los monitores.

En su memoria, la asociación que preside Flores mantiene que son los propios profesionales los que en 2007 "se han echado a la calle" para decir que el trabajo bajo mínimos en Urgencias conlleva "sobrecarga asistencial, fatiga mental y una presión que les puede conducir a cometer negligencias sobre los pacientes". "Éste, portanto, es el reflejo de una sanidad crispada", sostiene.

Además, Andalucía es la región con menos camas hospitalarias (212 por cada 100.000 habitantes), lo que origina que pacientes preparados para operar tuvieran que volver a sus casas, como ocurrió el pasado mes de octubre en el Hospital Clínico de Málaga.

"La lista de espera es otro de los puntos negros", señala la asociación, que denuncia que el SAS frena el aumento de las mismas a través de bloquear las citas. Al respecto, recoge que unos 50.000 andalucesesperan actualmente intervención quirúrgica mientras que 175.000 esperan consulta con el especialista. "Donde la espera es intolerable, con tres años de demora, es en la patología de reconstrucción de mama", añade.

Capítulo aparte dedica la memoria al brote de legionella que se produjo en Benalmádena (Málaga) y que dejó tres fallecidos y 18 afectados más. Asegura que se trata de "otro tachón más en la sanidad malagueña, bastante deteriorada" ya por los "conflictos" del Hospital Carlos Haya, con esperas de más de 180 días para intervenciones de neurocirugía, la citación a un paciente a los ocho meses de haber muerto o el fallecimiento de un paciente tras 33 días esperando para operarse de un trombo, entre otros.

El Defensor del Paciente tampoco "salva" al Hospital Punta de Mar de Cádiz por un paciente que acudió a Urgencias con un infarto y fue diagnosticado de bronquitis o al Hospital de Valme (Sevilla), donde un paciente murió hace casi un año tras inyectarle una ampolla de Nolotil pese a que en su historial clínico constaba que era alérgico a esta sustancia. 

Por último, el Defensor del Paciente critica que la justicia contencioso-administrativa está tan masificada como la sanidad, ya que transcurren "muchos años" hasta que se consigue obtener una resolución después de que se haya producido un error médico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios